Si entre las villas medievales europeas hay una conocida por casi todo el mundo esa es Carcassonne, en la región francesa de Occitania. No es de extrañar porque tanto si  la ves en fotografías como si la visitas y callejeas sintiendo que has viajado en el tiempo y que estás en la Edad Media, este es un lugar que no se olvida.

Para el caso de que todavía no te hayas animado a acercarte hasta Francia, el país vecino, para conocer de primera mano un lugar histórico en un excelente estado de conservación que ofrece mucho más de lo que te imaginas, te contamos todo lo que debes saber para animarte a descubrir Cascassonne: el pueblo medieval más famoso del mundo.

Carcassonne: Patrimonio de la Humanidad

Carcassone
Fuente: Pixabay/Elias_S

Carcasssone se localiza a orillas del río Aude,y ocupa unos 65 kilómetros cuadrados, con alrededor de 49 000 habitantes. Aquí encontrarás dos puntos de interés: la Ciudadela Medieval o La Cité, con unas 13 hectáreas de extensión, y la Ciudad Baja o La Bastide Saint-Louis, diseñada en 1260, donde vive gran parte de la población. De hecho, desde lo alto de la ciudadela puedes contemplar hermosas vistas de la Bastide Saint-Louis.

Tanto la Ciudadela Medieval como la Ciudad Baja fueron declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 1997, además de constituir Gran Sitio de Francia y estar catalogados su castillo y sus murallas como Monumento Histórico.

La Bastide Saint Louis

Carcassonne
Fuente: Wikimedia/Chensiyuan CC BY-SA 4.0

La Ciudad Baja de Carcassonne merece una visita antes o después de adentrarse en la famosa ciudadela medieval. Sus paseos, sus plazas, el parque Square Gambetta, donde se encuentra la oficina de turismo, y el Musée des Beaux Arts, de entrada gratuita, son algunas de las cosas que no puedes perderte.

En el recorrido alcanzarás el bello puerto del Canal du Midi, que también está catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y en el que puedes hacer un pequeño crucero de un par de horas de duración con guía turístico para admirar el entorno. No te pierdas las vistas desde el campanario de la iglesia St Vincent, aunque tendrás que subir los 232 peldaños de las escaleras de la torre, y si vas un sábado por la mañana recuerda que en la place Carnot se organiza el mercado de frutas, verduras y flores, además de otros productos típicos de la zona.

Para cruzar desde La Bastide Saint Louis a la Ciudadela Medieval, solo tienes que pasar por el Pont-Vieux, un hermoso puente del siglo XIV, por completo peatonal, que sirve de punto de acceso entre ambas zonas de Carcassonne.

Castillo condal y murallas de Carcassone

castillo de Carcassonne
Fuente: Pixabay/jolimaison

La Ciudadela Medieval te espera al cruzar sus impresionantes murallas, contra las que se construyó el castillo condal (Château Comtal) en el siglo XII, en el que habitaron los vizcondes de Trencavel. Resulta imprescindible visitar ambos. Recorre las murallas y contemplarás unas vistas panorámicas impresionantes de la Bastide, los Pirineos y la Montagne Noire.

La visita al castillo de Carcassonne y sus murallas la puedes hacer por libre. Incluye todos los recorridos, para los que necesitarás un par de horas en total. Pero ten en cuenta que también puedes apuntarte a visitas guiadas, comentadas o con conferencia, por unos pocos euros más. El acceso es gratuito el primer domingo de cada mes entre el 1 de enero y el 31 de marzo, así como entre el 1 de noviembre y el 31 de diciembre.

Actividades en Carcassone

Basílica Carcassonne
Fuente: Flickr/Jorge Láscar CC BY 2.0

Además de la visita de un lugar impresionante, las opciones de actividades en él son de lo más variadas e igual de fascinantes. No dejes de visitar el Centre D’Historie Vivante Médiévale, con recreaciones históricas y un caballero del siglo XIII que te descubrirá la historia de Carcassonne de primera mano como guía turístico.

Adéntrate en la basílica de Saint-Nazaire, en la que te llamarán la atención sus espectaculares vidrieras y sus gárgolas del siglo XIII, y acércate hasta el famoso hotel de la Cité, en el que se ofrecen a diario visitas guiadas para admirar el estilo neogótico y Art Déco de sus instalaciones. En él se hospedaron personalidades históricas como Walt Disney o Winston Churchill.

Es posible visitar de forma gratuita L’Atelier Du Livre, una imprenta tradicional con exposiciones permanentes que también ofrece talleres para hacer postales o marcapáginas personalizados de la ciudadela.

Festivales en Carcassonne

Carcassonne
Fuente: Wikimedia/Alexandre FAURÉ CC BY-SA 3.0

Pero sin duda, el acontecimiento más importante en Carcassonne tiene lugar durante el mes de julio, cuando se celebra el Festival de Carcassonne. Se trata de un evento multicultural en el que artistas de todos los géneros musicales y teatrales actúan por la ciudad, incluyendo el Teatro Antiguo del centro histórico medieval. Durante este mes no dejan de sucederse las actividades culturales, recreaciones y fuegos artificiales en la localidad.

Además de ello, durante el mes de agosto, tiene lugar la Ciudad de las Piedras Vivientes, un espectáculo nocturno en el que se proyectan diversos trabajos artísticos sobre las murallas de la Ciudadela Medieval.

Con todo lo que tiene por descubrir y que ofrecer, en un estado de conservación inigualable, cada año acuden millones de turistas a Carcassonne y ha sido escenario de numerosas películas como Robin Hood: príncipe de los ladrones (1991). Resulta lógico que este sea el pueblo medieval más famoso del mundo.