El verano, con sus eternos y aclamados días soleados, llegó a su fin. Es el turno del otoño, una estación que trae consigo, además de fresquito, postales de lo más evocadoras, para resarcimiento de los más nostálgicos y la belleza. Los paisajes se pintan de tonalidades ocre, anaranjadas, rojizas o marrones, los árboles se desnudan y la naturaleza nos transmite un torrente de sensaciones al permitirnos conectar con sus ritmos.

Pero algunos rincones les sienta especialmente bien la llegada de esta estación, convirtiéndose en destinos predilectos para disfrutar, en primera línea, el espectáculo visual y sensorial que regalan. Nos vamos de paseo por los mejores enclaves naturales para disfrutar del otoño en su máximo esplendor.

1Parque Nacional de Doñana (Huelva y Sevilla)

Fuente: Pixabay.

Los paisajes que conforman este valioso espacio natural, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994, se pintan de cientos de tonalidades, que regalan estampas de lo más bonitas, especialmente cuando el sol se despide. Además, esta época trae consigo la llegada de miles de aves migratorias procedentes de Europa como las garzas, los petirrojos, los colirrojos reales, las limícolas o las grullas, muchas de las cuales se pueden avistar en los campos de arroz recién recolectados, donde acuden en busca de sustento.

También es el tiempo de la berrea de los ciervos, la ronca del gamo, de ver el águila imperial o seguir el rastro del lince ibérico, lo que convierte a este parque en uno de los paraísos más abrumadores del otoño. Puedes descubrirlo a lomos de un caballo, en 4×4 o andando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.