Cinco destinos para viajar en noviembre

/

Noviembre es uno de los meses más entretenidos del calendario, pues trae consigo la celebración del Día de Todos los Santos, que a muchos les regala unos días libres, y además está muy próximo a la Navidad, un periodo vacacional muy esperado. Durante el penúltimo mes del año muchos destinos se visten de bonitos colores otoñales, celebran festividades sorprendentes o destilan un ambiente muy evocador, tornándose maravillosamente bellos y, por tanto, muy interesantes para disfrutar de una escapada antes de que suenen los primeros villancicos.  He aquí algunas ideas para que planifiques tu escapada prenavideña.

Turín

Turín se viste de colores especiales en noviembre.
Fuente: Pixabay

La capital de Piamonte es muy conocida por su equipo de fútbol (la Juventus) y por albergar la fábrica de Fiat, pero también esconde otros atractivos muy interesantes. No en vano, tiene bonitos monumentos barrocos, como los palacios Reale y Madama o la iglesia de San Lorenzo, y renacentistas como la catedral de San Juan Bautista, que guarda en su interior la Sábana Santa.

Asimismo, cuenta con museos muy variopintos, como el Egipcio o el del Cine (los más relevantes del mundo en sus categorías), y dispone de coquetas plazas repletas cafés de toda la vida y bares donde puedes saborear un típico vermú, pues este licor se creó aquí hace 200 años. Por si fuera poco, acoge el mercado al aire libre más grande de Europa, el cual abre sus puertas en la plaza Porta Palazzo, y conserva restos de su pasado romano, visibles en el Quadrilatero.

San Miguel de Allende, México

San Miguel de Allende celebra el Día de los Muertos desde tiempos ancestrales.
Fuente: Flickr

Declarado Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, el Día de Muertos es una celebración ancestral en México, en la que la música, el color, la alegría y el arte acaparan todo el protagonismo. Esta forma de festejo se antoja atípica y llamativa para los españoles, quienes lo celebran con más austeridad, y al mismo tiempo se convierte en una buena excusa para hacer las maletas.

En San Miguel de Allende, los fastos comienzan en la madrugada del 1 al 2 de noviembre con el toque de campanas y la apertura de las puertas de los cementerios. Las familias acuden a estos campos santos a embellecer las tumbas de sus difuntos y a llevarles ofrendas, entre las que es típico incluir productos de la tierra, ramos de cempasúchil o alfeñiques. La celebración continúa con el desfile de las catrinas, que concluye en el Jardín Público, y con otros actos.

Punta Cana, República Dominicana

Punta Cana es la joya del Caribe.
Fuente: Pixabay

Mientras aquí nos ponemos el abrigo, al otro lado del charco están sacando la ropa veraniega del armario. Esta isla caribeña es lo más parecido al cielo que encontrarás en la tierra. Y es aquí puedes zambullirte en playas bañadas con aguas tornasoladas, como Bávaro o Cortecito, hacer una excursión en catamarán hasta la solitaria isla Saona, bañarte en las piscinas naturales del Parque Nacional de Cotubamaná, bucear entre los corales en Dominicus o descubrir los sabores locales como el sancocho o el mabí.

Derry City- Londonderry, Irlanda

Derry City ofrece una gran fiesta por Halloween.
Fuente: Flickr

Esta ciudad ofrece un escaparate idóneo, cada vez más hollywoodiense, para vivir y celebrar Halloween. No podía ser de otra manera, pues está en Irlanda del Norte, que es el país que dio a luz esta terrorífica festividad. Durante la fiesta de los muertos la ciudad se transforma y se suceden las fiestas, los disfraces «de miedo», los espectáculos con fantasmas, los clásicos recorridos de «truco o trato» y, por supuesto, los sustos.

Koh Lipe, Tailandia

Koh Lipe, Tailandia.
Fuente: Flickr

En esta isla, ubicada al sur del mar de Andamán, comienza la época en la que el sol reluce haciendo las temperaturas muy agradables. Conocida como «las Maldivas de Tailandia», es posiblemente uno de los secretos mejor guardados del país. Alberga paisajes naturales vibrantes envueltos en el Parque Nacional de Tarutao y una costa salpicada por playas prácticamente vírgenes, como Pattaya y Sunrise, con aguas cristalinas y ricos fondos coralinos, las cuales invitan al baño, al relax y también al disfrute de actividades marítimas.

Su única calle es un bonito paseo de arena que conecta con las playas. Destila un ambiente isleño muy auténtico y además está repleto de puestos de artesanía, de locales de masajes, de tiendas de souvenirs y de restaurantes que le dan mucha animación, constituyendo un auténtico imán para los viajeros.

Sonia Fernández

Historiadora y redactora zamorana. Comencé a escribir por casualidad hace siete años y hoy, quién me lo iba a decir, se ha convertido en una de mis grandes pasiones. Esto me ha enseñado que lo importante no es recorrer el camino, sino disfrutar de lo que la vida te brinda en el trayecto.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.