Ubicada a orillas del río Vístula, Cracovia es la niña bonita de Polonia. Motivos le sobran, pues conserva la magnificencia y el esplendor de haber sido la antigua capital del país, ostenta el honor de ser una de las primeras ciudades en ser reconocida Patrimonio Cultural de la Humanidad y, además, ha sido declarada Capital Europea de la Gastronomía, lo que la ha colocado en el punto de mira de la cocina mundial.

Cosmopolita, efervescente y con una convulsa historia pretérita marcada por el nazismo, la ciudad polaca está de moda. Estos son sus cinco imprescindibles.

1Castillo de Wawel y catedral de San Wenceslao

Fuente: Wikipedia.

Levantado en lo alto de la colina de Wawel, en el casco antiguo, el castillo conforma uno de los complejos arquitectónicos más bonitos y valiosos de la ciudad polaca. Incluye el Palacio Real, que ha sido residencia de los distintos reyes polacos hasta el traspaso de la capitalidad a Varsovia, y diversas estancias como las salas de estado, los apartamentos reales y varios museos, entre los que destacan el de Arte Oriental, que atesora la mayor colección de tiendas de campaña otomanas del continente europeo. Y todos ellos están abiertos al público.

Pero el auténtico tesoro es la catedral de San Wenceslao, que tiene más de mil años de historia. La combinación de estilos gótico y renacentista y las valiosas capillas, mausoleos y la cripta real que guarda la han hecho valedora del reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.