En la parte oriental de la Costa del Sol, ajena a la masificación y el bullicio del corazón de la misma, se encuentra Axarquía. Es la comarca más bucólica de cuantas componen el mapa de Málaga, pues está perfilada por las laderas de las sierras de Alhama, Tejeda y Almijara, y delimitada por la costa, que cobija playas y calas de película.

Y la salpican preciosos paisajes agrestes, dominados por viñedos, olivos, almendros, frutales, casas de labor, y más de una treintena de pueblos blancos, que conservan la estética, la arquitectura y la esencia de los moriscos, pues habitaron la región hasta que Felipe III los expulsó. Estos son los cinco imprescindibles de la otra Costa del Sol.

1Frigiliana

Fuente: Pixabay.

Esta preciosa localidad, ubicada a los pies de la sierra de Almijara y a escasa distancia del Mediterráneo, luce una impecable estampa andalusí propia de quien fue el último reducto musulmán en la provincia. En ella toman el protagonismo las callejuelas estrechas y empinadas, las angostas escaleras de piedra, las coquetas plazas y las casas blancas decoradas con adarves y macetas.

Su casco antiguo goza del reconocimiento Conjunto Histórico Artístico, siendo su zona más especial el Barribarto, que la web de turismo de la localidad aconseja visitar por la noche, pues «reina un ambiente silencioso, tan solo roto esporádicamente por las charlas de los vecinos en los revellines de sus casas o los viajeros que se acercan».

Además, guarda joyas arquitectónicas como la iglesia renacentista de San Antonio de Padua, la ermita del Ecce Hommo o Fuente Nueva y dos extras: el jardín botánico y el antiguo Palacio de los Condes de Frigiliana, donde se elabora la miel de caña de Nuestra Señora del Carmen, que continúa haciéndose de forma artesanal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.