En la parte oriental de la Costa del Sol, ajena a la masificación y el bullicio del corazón de la misma, se encuentra Axarquía. Es la comarca más bucólica de cuantas componen el mapa de Málaga, pues está perfilada por las laderas de las sierras de Alhama, Tejeda y Almijara, y delimitada por la costa, que cobija playas y calas de película.

Y la salpican preciosos paisajes agrestes, dominados por viñedos, olivos, almendros, frutales, casas de labor, y más de una treintena de pueblos blancos, que conservan la estética, la arquitectura y la esencia de los moriscos, pues habitaron la región hasta que Felipe III los expulsó. Estos son los cinco imprescindibles de la otra Costa del Sol.

2Vélez

Fuente: Wikipedia.

A caballo entre el mar y la montaña, la capital de la comarca desempeñó un papel fundamental durante el antiguo reino nazarí, quien la convirtió en una ciudad bien fortificada. De hecho, conserva restos de las antiguas murallas, la Alcazaba y la Puerta Real, que daba acceso al interior.

Estas conviven con el legado cristiano, siendo especialmente destacadas las iglesias de Santa María la Mayor y San Juan Bautista, el convento de San Francisco o la ermita de los remedios, y con una buena colección de construcciones civiles como el Palacio del Marqués de Benieles o la Casa de Cervantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.