«En un lugar de La Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor». Así comienza el Quijote, una de las joyas de la literatura de todos los tiempos, cuyas historias acaecen en tierras de Castilla-La Mancha, haciéndolas mundialmente famosas a ojos de los lectores seducidos por las aventuras del hidalgo don Alonso Quijano y su escudero Sancho Panza y los viajeros ávidos de experiencias genuinas.

Así, recorrer dichos lugares se presenta un oportunidad privilegiada para adentrarse en la esencia del icono literario ideado por Miguel de Cervantes y, al mismo tiempo, descubrir los encantos de la comunidad. Como son muchos (la web de turismo de Castilla-La Mancha propone un recorrido que incluye casi 150 municipios y más de 2.400 kilómetros), hay que elegir. He aquí los cinco ineludibles.

1Toledo

Fuente: Flickr.

Cervantes vivió en Toledo, por la que además sintió una gran predilección. Por este motivo, en la obra aparecen frecuentes referencias a la capital de La Mancha, que tienen su culmen en el capítulo IX, dedicado íntegramente a ella. También en ella el autor encuentra el origen de la historia de don Quijote.

Por lo tanto, no hay mejor punto de partida posible de la ruta quijotesca que Toledo. También conocida como Ciudad de las Tres Culturas al ser hogar de los cristianos, los judíos y los musulmanes, y Ciudad Imperial, pues ejerció de capital durante el reinado de Carlos V.

Posee el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad por la vasta colección de joyas arquitectónicas que atesora, siendo especialmente destacados el Alcázar, la mezquita del Cristo de la Luz, la catedral y la Sinagoga de Santa María la Blanca. Como atractivo extra, la ciudad guarda con mimo algunas de las obras más míticas del Greco como El expolio o El entierro del conde Orgaz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.