Inicio Consejos de Viajes Curiosidades Cinco (sucios) secretos de los hoteles que preferirías no conocer

Cinco (sucios) secretos de los hoteles que preferirías no conocer

Todos tenemos secretos, los hoteles también: la moqueta sospechosa, los bichitos del desayuno, las cámaras ocultas o los suicidas. ¿Realmente quieres saber todo lo que ha sucedido en tu habitación de hotel antes de alojarte en ella? Pues adelante, que te lo vamos a contar con detalle.  

Secretos hoteles

La imagen de un hotel es fundamental para su éxito. Nadie quiere pasar la noche en un alojamiento con malas críticas. Y más en la era de internet: todos los clientes podemos difundir nuestras (malas) experiencias con todo lujo de detalles. Y los hoteles lo saben: que el cliente haga el check-out con una sonrisa en los labios es la mejor publicidad para el establecimiento.  

¿Pero qué ocurría si los hoteles fuesen totalmente francos con el cliente? ¿Qué pasaría si al llegar a la habitación, el amable empleado del hotel nos indicase los puntos exactos en los que jamás se limpia, nos contase alguna divertida anécdota sobre cucarachas corriendo por el desayuno o nos asegurase que esa noche vamos a dormir en la misma cama en la que se suicidó el huésped anterior? Sin duda, hay secretos que preferías no conocer.  

1. Dormir en la misma cama que un suicida 

Fuente: Unsplash

La gente muere, eso no es ningún secreto. Y teniendo en cuenta la cantidad de personas que pasan por un hotel es ley de vida que algún huésped salga por la puerta del alojamiento con los pies por delante. Ahora bien, la gerencia del hotel está preparada para esta clase de eventualidades y pondrá todos los medios a su alcance para que la muerte de un huésped no afecte al resto, incluso ocultando el cadáver para que no sea visto por nadie: si hay que sacarlo por la puerta de atrás, mejor que por la de delante.  

Una de las causas de muerte recurrente en los hoteles es la del suicidio. La lista de estrellas del rock que han elegido un hotel para convertirse en mitos es importante. Pero no solo los músicos se suicidan en los hoteles, también personas anónimas que desean un entorno tranquilo y apartado para su última noche. Obviamente, no se va a demoler la habitación tras un luctuoso suceso como este: pasados unos días, alguien tendrá que dormir en la misma cama que el suicida, y ese alguien puedes ser tú. 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.