Sí, con tanta botellita de licor circulando en los carritos emborracharse es lo fácil, pero no te lo aconsejamos. Lo primero porque te puedes quedar en tierra y, lo segundo, porque la resaca no es la mejor forma de iniciar (ni terminar) un viaje. Así que echa un vistazo a estas cinco formas de no aburrirse en un viaje largo en avión. Y si ninguno de estos trucos te sirve y decides empinar el codo, al final de la lista encontrarás unos consejos de emergencia. Pero, primero, intentemos ser moderadamente formales.

1Pasea

Fuente: Unsplash/Lufti Gaos

No dejes tu trasero pegado al asiento durante las ocho horas que dura el viaje, ni aunque las películas disponibles sean el no va más, ni aunque el libro que estés leyendo sea súper entretenido. Pasear por el avión es uno de los trucos más saludables para hacer un viaje más llevadero. Da igual a donde vayas, tú anda por ahí: despejarás el cuerpo y la mente.

Los extremos de las cabinas de pasajeros son el lugar más indicado para estar de pie. Si encuentras un buen hueco, aprovéchalo porque al mínimo despiste un comerciante de Texas habrá ocupado tu lugar… con una sonrisa y un guiño: «tuviste una buena idea chic@, pero ahora el sitio es mío».

AnteriorSiguiente

Compartir
Soy redactor, profesor de escritura creativa e historiador del arte. También paso la aspiradora, hago la colada y cambio pañales. Y cuando sobra algo de dinero, viajo. Se admiten donaciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.