Cocinas del mundo que son Patrimonio de la Humanidad

La gastronomía es otra de las facetas culturales que resulta fascinante conocer cuando viajamos. Los más cocinillas emulan esos sabores de lugares lejanos en su propia casa, preparando las recetas más emblemáticas, y los amantes de la buena mesa buscan restaurantes cercanos donde poder disfrutar de ellas, aunque no sea exactamente lo mismo.

Tal es la importancia de la comida y la bebida que la Unesco incluye cada año tradiciones y preparaciones gastronómicas en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Hoy te contamos qué cocinas del mundo forman parte de ella.

Cocina tradicional mexicana

cocina mexicana
Fuente: Pixabay

La cocina tradicional mexicana abarca desde prácticas rituales y conocimientos de los ancestros, hasta técnicas, costumbres e ingredientes tan destacados que toda ella fue merecedora de la inscripción en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en el año 2010.

Se tienen en cuenta así ingredientes fundamentales como el maíz, los frijoles, el chile, los aguacates, el cacao y la vainilla, entre otros; los métodos de cultivo rotativo  como la milpa y otros como la chinampa, y procedimientos de preparación como la nixtamalización.

Comida gastronómica de los franceses

Postre
Fuente: Pixabay

La comida gastronómica de los franceses que se celebra en ocasiones especiales, como bodas, cumpleaños y celebraciones, se inscribió como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en el año 2010. Para prepararla se seleccionan cuidadosamente los ingredientes y los platos, y ha de contar con cuatro como mínimo: entremeses, pescado o carne acompañados de verduras o legumbres, quesos y postre. Al final hay que servir una copa de licor, y también es fundamental el cuidado de la decoración y selección de la cubertería.

Lavash de Azerbaiyán

Lavash
Fuente: Pixabay

La tradición cultural de preparar y compartir en Azerbaiyán su pan típico, denominado lavash, katyrma, jupka o yufka, fue incluida en la Lista de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en el año 2016. Esta elaboración, que también se realiza por otras regiones de Irán, Turquía, Kazajiistán y Kirguistán, corre a cargo de tres personas dentro de una misma familia, o por los vecinos en las zonas rurales. No obstante, también es posible adquirir este tipo de pan en las panaderías tradicionales.

El lavash se consume en las comidas diarias, aunque también forma parte de la tradición en las celebraciones. Así, es típico que, en las bodas celebradas en Azerbaiyán, se desmigue sobre las cabezas de los recién casados para favorecer su prosperidad. Por otro lado, en Kazajastán se prepara durante los funerales, ya que se cree que esto sirve de protección al difunto.

Kimchi en Corea

Kimchi
Fuente: Pixabay

El kimchi, en la República Popular Democrática de Corea, es un plato elaborado con verduras y hortalizas, sazonadas con carnes, pescados o mariscos fermentados y especias. Hay centenares de formas de prepararlo y, precisamente, toda esta preparación artesanal fue catalogada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en el año 2015.

La receta para preparar el kimchi se transmite oralmente y se puede intercambiar entre vecinos y familiares. Este intercambio de recetas y productos para su elaboración se denomina kimjang y contribuye a la comunicación y colaboración entre los pueblos.

Pizzaioli napolitanos

Pizza
Fuente: Wikipedia/ElfQrin CC BY-SA 3.0

La tradición de Nápoles de los pizzaioli, inscrita como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en el 2017, consiste en preparar la masa de la pizza en cuatro etapas y su posterior horneado en fuego de leña. Miles de pizzaioli trabajan en la actualidad en la capital de Campania, aunque también hay que tener en cuenta que son muchas las familias napolitanas que realizan esta elaboración tradicional de la pizza en sus casas. La preparación es todo un espectáculo.

Café árabe

Café
Fuente: Pixabay

La preparación, el ritual y, en definitiva, el café árabe fueron declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en el año 2015. Propio de países como Omán, Qatar, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, la hospitalidad de sus gentes se muestra ante la elaboración del café para los invitados. Primero, se seleccionan los granos; después, se tuestan en una sartén plana y, a continuación, se trituran en un mortero de cobre. Los granos molidos se ponen entonces en una cafetera de gran tamaño con agua y se coloca al fuego. Solo cuando está listo el café se vierte en una cafetera más pequeña en la que ya se sirve a los invitados. Las tazas han de llenarse un cuarto de su capacidad, y debe beberse como mínimo una y como máximo tres.

Café a la turca

Café a la turca
Fuente: Pixabay

Otra tradición en torno al café se encuentra en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad: el café a la turca, inscrito en el año 2013.  Se prepara moliendo los granos recién torrefactados hasta obtener un polvo fino, que se pone a cocer a fuego lento con agua fría y azúcar. En Turquía, esta tradición cultural es toda una muestra de hospitalidad y amistad, y el poso que queda al fondo de la taza después de beberlo puede utilizarse para leer el futuro.

Nsima

Nsima
Fuente: Wikipedia/Geoff Gallice CC BY 2.0

El nsima de Malawi sirve tanto para referirse a un plato en concreto como a todos los que lo utilizan como ingrediente en su elaboración. Y es que el nsima, que son unas gachas preparadas con harina de maíz y muy espesas, constituye una práctica culinaria tradicional tan importante que fue incluida en la Lista del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en el 2017.

Tradición cervecera en Bélgica

Beer
Fuente: Pixabay

En el año 2006, pasó a formar parte de la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad la tradición cultural cervecera en Bélgica. La fabricación de cerveza en un país en el que se producen hasta 1.500 tipos distintos, con métodos de fermentación diferentes, resulta una de sus señas de identidad. Tanto es así que también se utiliza la cerveza para elaborar quesos y cocinar.

Oshi palav

Pilaf
Fuente: Pixabay

Un plato de Tayikistán, el oshi palav, fue inscrito como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en el año 2016. Sus ingredientes principales son el arroz, las verduras, la carne y las especias, y es posible encontrar unas 200 variantes de elaboración, que suelen transmitirse de generación en generación. El oshi palav, una versión del pilaf tradicional, se elabora y sirve en los hogares o en los salones de té.

Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.