Una de las villas más hermosas de España se encuentra en Cantabria. Nos referimos a Comillas, situada en la costa occidental de la comunidad autónoma, a unos 11 kilómetros de la ciudad de Santander.

Si todavía no te has dejado seducir por esta localidad cuyo casco antiguo fue catalogado como Conjunto Histórico-Artístico en 1985, te damos todas las claves para que te animes a hacerlo. Descubre con nosotros Comillas, la joya de Cantabria.

Villa de los Arzobispos

Comillas
Fuente: Wikimedia/Nacho Castejón Martínez CC BY-SA 2.0

Conocida como la Villa de los Arzobispos, porque entre los siglos XVII y XVIII en ella nacieron cinco importantes prelados, Comillas sorprende al viajero por lo acogedora que es y los tesoros artísticos que esconde, en un entorno marítimo en el que también puedes disfrutar de la playa y los paseos costeros.

El estilo arquitectónico más abundante en este lugar en el que se suceden uno tras otro los palacios, las casas solariegas y las plazas es el modernista, así que no es de extrañar que mantenga todo el encanto y belleza de una localidad señorial con el buen estado de conservación de sus construcciones decimonónicas.

Centro histórico de Comillas

Casa del Duque en Comillas
Fuente: Flickr/Thierry CC BY-NC-SA 2.0

El centro neurálgico de la ciudad es la plaza de la Constitución, la cual está flanqueada por el edificio del ayuntamiento, alguna antigua casona y la iglesia parroquial de San Cristóbal, del siglo XVII. Cerca del ayuntamiento verás la Casa Ocejo, edificio que mandó construir el marqués de Comillas para su madre.

Junto a la plaza de la Constitución localizarás la bonita plaza de los Tres Caños, en la que verás desde una casa blasonada a unas torres y la Fuente de los Tres Caños que le da nombre, de 1889.

Es precisamente en el centro de la villa donde encontrarás más casas dieciochescas y muestras de la arquitectura popular de la región del siglo XVIII, mientras que el resto ya se fechan en el siglo XIX y principios del XX, cuando Comillas alcanzó su máximo esplendor. Ejemplo de ello es la Casa del Duque de Almodóvar del Río (Prado de San José, 7, 39520 Comillas, Cantabria).

Uno de los impulsores de esa época fue el indiano Antonio López y López, un emigrante que había partido a Cuba y amasado su fortuna como fundador de la compañía naviera La Trasatlántica. Su relación con la Corona propició que el rey Alfonso XII le otorgara el título de marqués de Comillas en 1882. Y la amistad y trato personal entre los regentes y el marqués provocó que aquellos pasaran varios veranos en la villa.

Palacio de Sobrellano

Palacio de Sobrellano
Fuente: Flickr/Jose Javier Martin Espartosa CC BY-NC-SA 2.0

El marqués de Comillas se convirtió en benefactor de su villa natal y mandó instalar el primer alumbrado público de España en ella. En el Parque Güell y Martos puede contemplar el monumento al marqués de Comillas (C/ las Paserucas, 18, 39520 Comillas, Cantabria ), una escultura de 1890 con la figura del indiano sobre un pedestal con forma de proa.

Pero si quieres ver un lugar fabuloso, pasea por el hermoso Parque Municipal de Sobrellano y dirige tus pasos hasta el antiguo Palacio de Sobrellano (Bo. Sobrellano, s/n, 39520 Comillas, Cantabria), propiedad del marqués. Diseñado por Martorell y Domenech i Muntaner, en estilo neogótico, es uno de los más hermosos de la ciudad. A su lado puedes admirar la Capilla Panteón de los marqueses de Comillas, que alberga los mausoleos de mármol. Es posible descubrir el interior del palacio a través de visitas guiadas que te permitirán admirar sus espectaculares vidrieras y estancias como el salón del trono.

El Capricho de Gaudí

El Capricho
Fuente: Wikimedia/Triplecaña CC BY-SA 4.0

A pocos metros del Palacio de Sobrellano puedes visitar El Capricho de Gaudí, un espectacular palacio modernista, obra del arquitecto catalán Antonio Gaudí. Fue construido por encargo, como residencia de verano, y en 1969 fue catalogado como Monumento Histórico-Artístico. Puedes acceder a su interior de lunes a domingo. La entrada general es de 7 euros y los menores de 7 años no pagan entrada. Además de ver el edificio, encontrarás la exposición permanente Gaudí: el origen.

Desde esta zona, es posible contemplar en el alto de la Cardosa la Universidad Pontificia. Destaca el conjunto arquitectónico por su estilo neogótico y su influencia mudéjar, además de sus artesonados de madera.

El cementerio de Comillas

Cementerio de Comillas
Fuente: Flickr/Lux Machina CC BY 2.0

Si hay un lugar especial en Comillas es su camposanto. Y es que en él se alza una de las esculturas modernistas más bellas de nuestro país: El Ángel Exterminador. Las ruinas de la iglesia gótica terminan por convertir a este rincón de la villa en una parada obligada tan especial como única. Un cementerio gótico con fachada modernista con vistas al mar en el que encontrarás auténticas obras de arte.

Parque Natural de Oyambre

playa de Comillas
Fuente: Flickr/Javier Lastras CC BY 2.0

La costa de Comillas posee un elevado interés ecológico, por lo que está incluida en el Parque Natural de Oyambre. Pasea por el pequeño puerto pesquero, acércate hasta el faro de Comillas y disfruta de la playa de la villa. Obtendrás unas buenas panorámicas desde el mirador de Santa Lucía y a escasos metros puedes aprovechar para contemplar la Puerta de los Pájaros, acceso a una residencia privada, denominada popularmente la Casa del Moro, que fue diseñada también por Gaudí.