La tranquilidad que otorga tener el vehículo asegurado del mejor modo posible, con unas cuotas adaptadas a tu bolsillo y con una compañía que sabes que responde en caso de sufrir cualquier tipo de incidente, ya sea en nuestro día a día o en nuestros viajes, no tiene precio. Por ello, hoy te ofrecemos unos cuantos consejos sobre cómo elegir el seguro que más te conviene.

En todo caso, no olvides comparar tu seguro de coche para confirmar que tienes o contratas el más adecuado y con la mejor relación calidad precio, no vaya a ser que, cuando lo necesites, te lleves un disgusto.

La antigüedad del vehículo

Vehículo por carretera
Fuente: Pixabay

Para decidir qué tipo de póliza es la que más te conviene, has de tener en cuenta un dato fundamental: la antigüedad de tu vehículo. Siempre y cuando no tenga más de cinco años, lo ideal resulta asegurarlo a todo riesgo, que cubre todos los daños causados a terceros más los daños propios, o a todo riesgo con franquicia.

A partir de ahí, según el estado del coche, también puedes contratar un seguro a terceros, que únicamente cubre los daños ocasionados a terceras personas en un siniestro causado por tu culpa. Y en caso de que te interese, puedes incluir ampliaciones para hechos tales como robo, rotura de lunas, incendio, etc.

Uso del vehículo

Vehículo aparcado
Fuente: Pixabay

También has de tener en cuenta para elegir el tipo de póliza a contratar el uso que le das al automóvil, ya que no será lo mismo si es imprescindible para tu trabajo o si solo lo coges los fines de semana. De igual modo, no olvides que los riesgos que corre si duerme en la calle no son los mismos que si lo guardas en un garaje.

Perfil del conductor

Perfil de conductor
Fuente: Pixabay

Además de la antigüedad del automóvil y el uso que haces del mismo, debes pensar en cuál es tu perfil de conductor. De igual modo, hay que tener en cuenta si solo vas a utilizar tú el vehículo o también van a ponerse al volante otras personas, las cuales deberás incluir como conductores habituales.

Así, en el caso de los menores de 25 años, no quedará otra que pagar un plus en las primas, pues se considera que el riesgo de accidente aumenta en los conductores más jóvenes.

Tipo de vehículo

Coche por carretera
Fuente: Pixabay

Asimismo, hay que ser consciente de que la relación entre el peso y la potencia del vehículo provoca siempre que se encarezca el precio del seguro. Por ello, la póliza de un coche ligero con muchos caballos de potencia suele ser de mayor cuantía que la de un coche familiar, y si a mayores lo conduce un menor de 25 años será siempre elevada.

Compañías o corredurías

Coches
Fuente: Pixabay

Otra decisión que has de valorar es contratar directamente tu póliza con la compañía aseguradora o utilizar los servicios de una correduría de seguros. No existe una opción mejor que otra, por lo que depende de tus preferencias, ya que las garantías son las mismas. No obstante, en ocasiones, la compañía de seguros directa ofrece unos precios más competitivos, pues las hay que operan exclusivamente a través de Internet o por vía telefónica.

Ten en cuenta también los recargos que se te aplicarán en caso de que tengas la mala suerte de sufrir varios accidentes a lo largo del año, así como las bonificaciones si continúas en la misma compañía.

Cláusulas y condiciones

Viajar en coche
Fuente: Pixabay

Hay que leer detenidamente las cláusulas y condiciones del contrato para asegurarnos si responden a nuestras necesidades. Fíjate si podrás reparar el automóvil en el taller que elijas, si incluye el servicio de grúa, la cantidad a recibir en caso de siniestro total, si cubre las reparaciones urgentes y hasta que cuantía, así como todos los pequeños detalles que te interesen. Este es el momento adecuado para reparar en ellos y no pasar por alto la letra pequeña.

Si eres de los que viajas en tu coche al extranjero, recuerda confirmar si el seguro mantiene las mismas condiciones que en tu lugar de residencia o si has de abonar un suplemento especial para que la cobertura no varíe.

Una vez hayas analizado tu caso y tengas en cuenta todos estos detalles, lo más adecuado es que te informes y compares los distintos precios de las aseguradoras para decidirte, teniendo en cuenta cuál es exactamente la cobertura que te ofrece cada una de ellas. Cuando hayas tomado tu decisión, tras haber leído los documentos por escrito detenidamente y firmarlos, recuerda guardarlos junto con el recibo de pago de cuotas. Seguro que, con todo ello, estarás más tranquilo cada vez que cojas el coche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.