Viajar es una de las experiencias más enriquecedoras que puede experimentar una persona. Pero organizar un viaje puede no resultar algo tan agradable y constructivo. Antes de emprender un viaje hay una serie de gestiones que deberías llevar a cabo para que luego no surjan problemas desagradables.

Realizar todas las tareas previas que exige un viaje puede generar estrés en algunos viajeros. Para evitarlo no está de más organizarse con tiempo. Puedes preparar tu viaje recurriendo, por ejemplo, a la metodología kanban, una metodología con la que priorizar las tareas que ya han implantado muchas empresas.

Fotógrafa

Dónde y cómo viajar

Al organizar un viaje, lo primero que tienes que decidir es el destino al que quieres viajar. En función del lugar al que vayas deberás tomar unas decisiones u otras. No es lo mismo un destino nacional que uno internacional. La distancia de la ciudad o país de destino te dará una indicación clara de qué medio de transporte será el más conveniente para el viaje. Los destinos internacionales invitan a coger el avión, lo que obliga a comprar los billetes con antelación si no quieres que el precio del pasaje se dispare. Distinto será si vas a hacer una ruta por Europa combinando trenes o si optas por opciones más arriesgadas y aventureras como la bicicleta o el autoestop. Una vez que tengas claro dónde queremos ir, podrás determinar cómo ir.

Cuánto tiempo durará el viaje

La duración del viaje es algo que afecta mucho a la organización. Los viajes cortos tienen un margen de improvisación mayor que los largos. Uno puede permitirse dormir o comer en el primer sitio que vea un día, dos… pero no mucho más, ya que la amplia oferta de alojamientos, restaurantes y actividades de ocio hace que dar con la opción que más se adapte a tus preferencias y presupuesto sea una auténtica lotería.

La improvisación suele ir acompañada de unos precios elevados y, en muchas ocasiones, de una calidad-precio bastante decepcionante. En un viaje corto resulta un gasto asumible, pero en uno largo hará que el presupuesto se desajuste.

Alojamiento y comidas

Al viajar hay que decidir dónde hospedarse. Hay quien viaja directamente a casas de amigos, pero lo normal es reservar un hotel, hostal o un apartamento vacacional, algo muy de moda en la actualidad. Si el viaje es largo, disponer de cocina será un gran alivio para la cartera. En ese caso, localizar los supermercados cercanos al alojamiento y evitar comer y/o cenar siempre fuera te ahorrará mucho dinero.

La otra opción es informarse de los mejores restaurantes del lugar. Los mejores restaurantes no son los que tienen más estrellas Michelin, sino los que tienen una mejor calidad-precio.

Establece una serie de rangos de precio y ve a los que más te convengan. Los restaurantes de precios asequibles serán tu mejor aliado en el día a día. Si tu planificación presupuestaria te lo permite, aprovecha para disfrutar de la gastronomía local o de los restaurantes emblemáticos que se distinguen por algo en concreto.

Qué ver

Estudia el lugar de destino y traza una hoja de ruta para aprovechar al máximo el tiempo del que dispondrás. No dejes de visitar las cosas que más te interesen, que no siempre coincidirán con los lugares que señalan las guías turísticas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.