La salud es sumamente importante, y no podemos olvidarnos de ella cuando viajamos. De ahí la relevancia de la tarjeta sanitaria europea. Pero puede que todavía no tengas muy claro en qué consiste este documento y a los países que puedes viajar con él, por lo que hoy vamos a resolver tus dudas.

Te contamos qué es y cómo pedir la tarjeta sanitaria europea, así como los demás datos de interés que necesitas conocer en relación a ella, como los destinos que cubre y la caducidad del documento, para que viajes tranquilo.

¿Qué es la tarjeta sanitaria?

tarjeta sanitaria europea

La Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) es un documento de carácter personal e intransferible que da derecho a su titular a recibir prestaciones sanitarias cuando se encuentra temporalmente en el extranjero. Este derecho a asistencia médica se tiene por una cantidad de tiempo limitado, puesto que se emite teniendo en cuenta la duración de la estancia y el objeto de la misma, ya sea por turismo, por estudios o por trabajo. De hecho, la Tarjeta Sanitaria Europea no resulta válida ni cuando la finalidad del viaje es recibir un tratamiento médico ni cuando se produce una mudanza para cambiar de residencia a otro estado.

Si viajas con hijos menores a tu cargo, cada uno ha de contar con su propia Tarjeta Sanitaria Europea, que deberá solicitar el titular, normalmente, el progenitor, quien los incluye en la suya como beneficiarios.

No olvides que este documento deberás usarlo en igualdad de condiciones a los otros asegurados del país al que te desplazas. Por ese motivo, puede que tengas que asumir el pago de un porcentaje de los gastos derivados de la atención sanitaria o de una cuota fija, según esté regulado en el estado correspondiente. Los importes que pagues por este concepto no son reintegrables.

Países a los que viajar con la TSE

aeropuerto

Puedes usar la Tarjeta Sanitaria Europea en Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría Irlanda, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumania, Suecia y Suiza.

En resumen, podrás hacer uso de ella en cualquiera de los países de la Unión Europea, Reino Unido y Suiza y tendrás cubierta la asistencia sanitaria.

Validez de la Tarjeta Sanitaria Europea

viajeros

La validez de la tarjeta es de dos años y puedes consultar su fecha de caducidad en la misma. Existen, no obstante, tres excepciones. La validez de la tarjeta de los extranjeros residentes coincidirá siempre con la del permiso de residencia. Quienes reciban prestaciones de desempleo y otros subsidios solo dispondrán de la tarjeta hasta que dure la prestación. Y por lo que respecta a los ciudadanos sin recursos económicos, su duración será como máximo de 90 dias.

En definitiva, el periodo de validez de la TSE se mantiene mientras cumples los requisitos por los que se te ha concedido, así que, antes de viajar, asegúrate de que la fecha de regreso es anterior a la de caducidad del documento. En caso contrario, solicita una nueva tarjeta para no tener problemas con la cobertura sanitaria durante tu viaje.

¿Cómo solicitar o renovar la tarjeta sanitaria?

estetoscopio

La solicitud y la renovación de la tarjeta sanitaria puedes realizarla de forma presencial en las oficinas de la Seguridad Social o a través de la Sede Electrónica de la Seguridad Social de forma gratuita. Pero además de ello, por 9,90 euros tienes la opción de realizar los trámites y asesorarte a través de la gestoría online Tarjeta Sanitaria Europea. Aquí no solo podrás resolver tus dudas para cubrir los formularios en función de tu situación laboral y personal, sino también sobre las formas para hacer la solicitud o la renovación del documento.

Al solicitar tarjeta sanitaria europea por medio de la gestoría, también tienes la ventaja de que esta es se hace cargo de seguir el trámite hasta que logres el documento, solventando los posibles problemas o incidencias que puedan surgir durante la tramitación. Ten en cuenta que puede haber discrepancia entre los datos aportados por el usuario y los que están en poder de la Seguridad Social, por lo que es posible que haya que acudir a la oficina de forma presencial o solventarlo por medio de un formulario adicional. La gestoría se encargará de todo sin ningún coste adicional. No olvides que este asesoramiento incluye al titular y a los beneficiarios de la tarjeta. Sin duda, con este tipo de ayuda, ahorrarás tiempo y esfuerzo.