Se acercan fechas señaladas. La época navideña es una de las de mayor tránsito de viajeros alrededor del mundo y los grandes aeropuertos se copan de ciudadanos que o bien desean regresar a casa para pasar estos días en familia, o bien aprovechan estas festividades para realizar una escapada y disfrutar de unos días de descanso antes de regresar a la rutina. 

Pero hay un problema. Si dice el refrán que no hay rosa sin espinas, lo cierto es que tampoco hay aeropuerto sin retrasos o cancelaciones de vuelos. Algo que supone un auténtico dolor de muelas para todo pasajero que no desea nada más que llegar a su destino en tiempo y forma. Primero, porque estas alteraciones trastocan los planes de viaje y el itinerario programado; y segundo, porque la inmensa mayoría de viajeros ignoran las posibilidades que existen para reclamar una indemnización y cómo ha de realizarse.

¿Qué gastos se pueden reclamar?

Control de seguridad aeropuerto
Retrasos

Por eso, conviene estar al tanto de todo lo que hay que hacer para solicitar una indemnización por sufrir un retraso o una cancelación en un vuelo y saber qué posibilidades y derechos manejan los pasajeros. Lo mejor para estos casos es dejarse guiar por un especialista y que sea él quien a posteriori marque la hoja de ruta de la reclamación.

El letrado Iván Metola es un gran conocedor de este tipo de situaciones pues gestiona semanalmente reclamaciones de esta índole con el despacho indemniza.me. Él explica que “pueden reclamarse todos aquellos gastos que tengan relación directa con el retraso sufrido o con la cancelación” y pone por ejemplo “la pérdida de reservas de hoteles, de entradas a eventos, de excursiones, penalizaciones por llegada tardía, etc.”.

Estos gastos, añade, “son reclamables con independencia de las compensaciones que prevé el reglamento” y lo que son es “una indemnización estandarizada por la pérdida de tiempo que sufre el pasajero, pero a ella se pueden añadir todo tipo de gastos y daños suplementarios que haya sufrido el pasajero siempre y cuando están justificados y tengan relación directa con la llegada tardía al destino”.

¿Y qué sucede con los daños morales?

Para que entren en juego los daños morales en este tipo de situaciones será indispensable acreditar en la medida de lo posible que la situación derivada del retraso reviste especial gravedad y que supera la simple molestia o hastío que genera el aburrimiento de esperar. Los jueces generalmente valoran si ha existido o no un sufrimiento desproporcionado por parte del pasajero, habiéndole generado “una situación de ansiedad, desasosiego, incertidumbre o zozobra”.

Algunos casos ejemplificativos que cita Iván Metola en los que se han reconocido este tipo de daños son: “una pérdida de un viaje de novios o un regalo de bodas, la llegada tardía a un funeral de un familiar cercano, la imposibilidad de acudir a un evento deportivo concreto…”. Daños que en su gran medida son prácticamente irreparables.

Las indemnizaciones e importes estipuladas

Turistas en España
Turistas en España

Las compensaciones económicas que cualquier viajero puede reclamar están fijadas en un Reglamento europeo, concretamente en el (CE) Nº 261/2004, que lleva en vigor desde febrero de 2005 y fija que los pasajeros podrán reclamar una indemnización de hasta 600 euros por persona.

Concretamente, corresponderá indemnización en caso de retraso si este es superior a las tres horas y, de no ser así, no habrá lugar a compensación alguna. La cuantía de la misma depende de la distancia ya que si hay menos de 1.500 kilómetros entre el lugar de ida y el de destino corresponderán 250 euros. Si la distancia se encuentra entre los 1.500 y los 3.500 kilómetros el importe ascenderá hasta los 400 euros; y si se superan los 3.500 kilómetros se podrán obtener hasta 600 euros.

Por su parte, si se trata de una cancelación de un vuelo que nunca llegó a despegar, lo que habrá que valorar es la antelación con la que fue comunicada la cancelación del vuelo a los clientes para poder hablar de indemnización. El umbral fijado son dos semanas o 14 días. Si no se avisó antes de este tiempo, se podrá iniciar la reclamación. Los importes son los mismos que se estipulan en los retrasos entre los puntos de origen y de destino.