Todos los países tienen sus costumbres y cuando viajamos suelen venirse con nosotros. Es inevitable. Los españoles no podíamos ser menos y es fácil reconocernos entre nosotros cuando nos encontramos más allá de nuestras fronteras. “Seguro que ese grupo son españoles”, solemos apostar y es raro que nos equivoquemos.

Cuestiones culturales, manías gastronómicas, comportamientos sociales … Llámalo como quieras. Lo cierto es que hay una serie de pistas y señales que nos ayudan a identificar un turista español. Más allá de las generalizaciones y exageraciones inevitables de este tipo de artículos, esperamos que te veas reflejado en alguna situación y poder levantarte una sonrisa.

1Quiere cenar cuando ya están todos los restaurantes cerrados

Restaurante Cerrado

Es un tema cultural. Tenemos nuestros propios horarios y, pese a las constantes recomendaciones de expertos para la normalización horaria, no estamos por la labor de cambiarlos.

Total, que pasamos por el hotel para ducharnos después de recorrernos medio París a pie, nos relajamos un rato y, cuando queremos salir a cenar, nos han dado las 9 de la noche. Obviamente, todos los restaurantes están cerrados o ya no aceptan más mesas y nos percatamos que hemos vuelto a cometer el mismo error de todos los viajes. Terminamos comiendo una hamburguesa en un McDonald semivacío con la compañía de algún borracho local y, quizás, otro grupo de españoles hablando más alto de lo normal. Una estampa que dista mucho de esa romántica noche en París que habías planeado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.