Cómo vivir el Camino de Santiago de una forma alternativa

/

El Camino de Santiago puede recorrerse de muchas maneras, tantas como peregrinos hay, pero sin duda todos pueden disfrutar de los muchos beneficios que acarrea hacerlo, más allá de las creencias religiosas de cada cual, que pueden contribuir o no a que tengan otros matices de importancia.

Así que, en esta ocasión, vamos a contarte cómo hacer el Camino de Santiago de una forma alternativa y responsable, disfrutando del recorrido y cuidando del maravilloso patrimonio histórico y natural que encontrarás a tu paso.

El Camino de Santiago

catedral de Santiago de Compostela
Catedral de Santiago de Compostela/Foto: Pixabay

Cuando se encontró la tumba del apóstol Santiago y se construyó la catedral de Santiago de Compostela, peregrinos de todas partes de Europa se dirigieron a este lugar, de manera que surgió una ruta de peregrinación en la que no paraban de crecer los monumentos y los albergues, al tiempo que circulaban la cultura y los distintos movimientos artísticos de la época. Así surgieron los distintos itinerarios del Camino de Santiago. Y entre ellos, el Camino Francés fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En consecuencia, aunque esté vinculado a la religión desde sus inicios, sus características y todo lo que aporta al peregrino, respecto al crecimiento personal, el enriquecimiento cultural y la buena forma física, han contribuido a que sean muchos los que se animen a descubrir una de las rutas más impresionantes de Europa para conocer la riqueza patrimonial y los espacios naturales más bellos de nuestro país.

Cómo hacer el Camino de Santiago sostenible

Camino de Santiago Francés
Peregrinos por el Camino de Santiago Francés/Foto: Pixabay

De tal modo, si quieres disfrutar de todo lo que ofrece el Camino de Santiago de una forma sostenible, lo mejor es que seas tradicional y lo recorras a pie o en bicicleta. Hay personas que lo hacen por tramos, desplazándose en coche a cada uno de ellos y que otros los recojan al finalizarlo y dejar las siguientes etapas para distintos tipos de semana. Pero si deseas cuidar el medio ambiente, evitar la contaminación y vivir la experiencia al cien por cien, lo mejor es que olvides el coche y te eches a andar.

Calcula el tiempo que tienes con las etapas que puedes recorrer en esos días y elige en función de ello el punto de partida para llegar a la Praza do Obradoiro. Ten en cuenta que la media es caminar unos 25 kilómetros diarios y resulta una de las formas más ecológicas de desplazarse.

Obtener la Compostela

Camino de Santiago
Señal del Camino de Santiago con mochilas de peregrinos/Foto: Pixabay

Si vas a querer obtener la Compostela, recuerda que deberás recorrer un mínimo de 100 kilómetros a pie o 200 kilómetros en bicicleta o a caballo. Esto se acredita por medio de la Credencial del peregrino, que es el documento identificativo que te van sellando por las distintas etapas.

Si no dispones de mucho tiempo para dedicar al Camino de Santiago, desplázate en transporte público hasta alguno de los puntos que te permitan cubrir esa distancia. Si lo inicias en la provincia lucense, desde Sarria puedes hacer las cinco últimas etapas del Camino Francés que suman 111 kilómetros; optar por el Camino Primitivo desde Lugo (102 kilómetros); o por el Camino Norte, desde Baamonde (101 kilómetros). Otra opción es seguir el tramo del Camino Inglés en la provincia de A Coruña, desde Ferrol (123 kilómetros) o Neda (108 kilómetros), o bien iniciar el recorrido en la Vía de la Plata en Ourense (117 kilómetros). Si te apetece seguir el Camino Portugués, por la provincia de Pontevedra, puedes elegir Tui (117 kilómetros) o Porriño (100 kilómetros).

Para aquellos que se animen a recorrer el Camino de Santiago en bicicleta, los puntos de partida mínimos para conseguir esos 200 kilómetros para obtener la Compostela son Ponferrada (León), en el Camino Francés; Póvoa de Varzim (Oporto), en el Camino Portugués; Grandas de Salime (Asturias), por el Camino Primitivo; Tapia de Casariego (Asturias), siguiendo el Camino del Norte; y la Vía de la Plata, iniciando la ruta en A Gudiña (Ourense).

Camino de Santiago ecológico

mochila
Mochila con botella reutilizable/Foto: Unsplash

A la hora de ponerte en marcha, ten en cuenta que necesitarás cuidar el entorno natural y el patrimonio de los pueblos y ciudades por los que pases, manteniendo unos hábitos lo más sostenibles y ecológicos posibles. Lleva una bolsa para tirar la basura que generes y utiliza los contenedores y las papeleras para arrojarla. Por otro lado, no te lleves nada del recorrido para no alterar el entorno natural y respetar los árboles, la flora y la fauna. De igual modo, compra lo que necesites en las pequeñas tiendas de los pueblos o en los productos de la zona que recorras si entras en los supermercados.

Por otro lado, cuando no comas en mesones o restaurantes del Camino y lo hagas en ruta por los merenderos y áreas recreativas, evita utilizar vajillas y otros objetos de plástico. Utiliza platos y cubiertos biodegradables. Asimismo, lo mejor es que lleves una cantimplora o una botella de agua reutilizable, y recicla siempre que puedas en los contenedores de las distintas poblaciones, separando lo que se debe arrojar a cada uno de ellos.

Respeta a todo el mundo

Gaitero
Gaitero y peregrinos en Santiago de Compostela/Foto: Pixabay

Para conservar esa magia del Camino de Santiago con la que la gente de los pueblos recibe a los viajeros con los brazos abiertos y otros peregrinos nos enriquecen con sus propias experiencias y distintas culturas, has de recordar que es necesario respetar a todo el mundo. No importa que unos sigan este recorrido por motivos religiosos, históricos o culturales, el sexo, la raza o la religión que tengan. Se trata de un viaje de crecimiento personal y cultural que nos enriquece a todos si lo hacemos con la mente abierta y respetando cada lugar y cada persona con la que nos cruzamos. Y no olvides disfrutar de esta experiencia única en la vida. ¡Buen Camino!

Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.