Salar de Uyuni - Foto de Luca Galuzzi
Salar de Uyuni - Foto de Luca Galuzzi

Si desea conocer el desierto de sal más grande del mundo, entonces necesita visitar Bolivia. Concretamente el departamento de Potosí, muy cerca de la cresta de la Cordillera de los Andes, a una altura de 3.650m. Allí encontrará el Salar de Uyuni, que cuenta con 10.582 km2 convirtiéndolo en el más extenso de toda la región y del mundo, seguido por el Sala de Coipasa, que forma parte de la misma formación geológica.

Aproximadamente  hace unos 40 mil años, el área era parte de un lago conocido como Minchin, que paulatinamente se fue secando hasta convertirse en dos lagos: Poopó y Uru uru, además de los dos desiertos salinos más grandes del mundo. Se estima que Uyuni contiene unos 10 billones de toneladas de sal, por lo que, la economía de la región se basa en la extracción de este mineral y el turismo que atrae anualmente.

Salar de Uyuni - Foto de Luca Galuzzi
Salar de Uyuni – Foto de Luca Galuzzi

 

Para conocer el desierto de sal más grande del mundo es necesario contratar un empresa de tour completa, que ofrecerá alojamiento, paseos y recorridos por los lugares más emblemáticos de la zona. El paisaje a observar es uno de los más impresionantes del mundo, ya que podrá ser partícipe de un espejo de sal que refleja el cielo en la tierra, además de kilómetros y kilómetros desolados. Aunque la vida en este lugar es prácticamente inexistente es, sin embargo, el hábitat de tres especies de flamencos sudamericanos: chileno, james y andino, así como de numerosas plantas que se han adaptados a estas condiciones tan inhóspitas.

A pesar de que se puede conocer el desierto de sal más grande del mundo en cualquier época del año, lo más aconsejable es que sea durante los meses de sequía o verano, para evitar las formaciones de charcos que puedan afectar el libre desplazamiento por toda la zona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.