Conociendo a Eliza Scidmore, una pionera enamorada de Oriente

/////

En 1885, una joven periodista y escritora vuelve de su viaje a Oriente con un singular objetivo: plantar cerezos en Washington. Nadie le hizo mucho caso, pero ella persistió en su proyecto. Casi tres décadas —y seis administraciones presidenciales— después, se salió con la suya. Junto a la Primera Dama Helen Taft —esposa del vigesimoséptimo presidente William Howard Taft— plantó 3000 árboles. Un siglo más tarde, el paseo a orillas del Potomac en Washington D.C. recuerda cada primavera a una brillante pionera enamorada de Oriente: Eliza Ruhamah Scidmore. 

Eliza Scidmore y el primer libro de viajes sobre Alaska 

Eliza Scidmore
Eliza Scidmore fue una de las primeras viajeras en disfrutar de paisajes como estos en Alaska. Fuente: Unsplash

El 18 de octubre de 1867, la bandera de Estados Unidos fue levantada en Alaska culminando la compra a Rusia por algo más de 7 millones de dólares. Por aquel entonces nadie entendió muy bien la razón para invertir tanto dinero en un territorio inhóspito al norte del continente, hasta el punto de ser conocido como la «locura de Seward», por William H. Seward, Secretario de Estado que pactó la compra. Pero cuando el oro y el petróleo empezaron a brotar bajo las tierras heladas de Alaska ya no se vio como un negocio tan ‘loco’… mientras en Rusia, claro, se tiraban de los pelos.  

Dos décadas después de que Alaska se convirtiera en territorio estadounidense, Eliza Scidmore se sube a un barco rumbo al norte para desvelar los misterios de aquella tierra apenas explorada. Con 27 años, ya no era ninguna viajera y escritora inexperta. A los 19 años ya publicaba columnas en el National Republican para poco más tarde aparecer en el New York Times. Una periodista pionera que no necesitó seudónimo como Nellie Bly para triunfar. Eso sí, al firmar sus textos como E.R. Scidmore, muchos lectores pensaban que era un hombre… 

Dos años después de su primer periplo por el norte del continente americano publica el que es considerado el primer libro de viajes sobre Alaska: Alaska, Its Southern Coast and the Sitkan Archipelago. En él compila una serie de artículos publicados en St-Louis Globe Democrat y el New York Times entre 1883 y 1884 cuya temática pivota entre la geografía y los estudios etnográficos sobre los nativos locales. Alaska empieza a ser vista en la metrópoli como un nuevo Far West al que conquistar.  

Una pionera en National Geographic 

Eliza Scidmore
Eliza Scidmore según ilustración de Bijou Karman para National Geographic. Fuente: Dianaparsell.com

Aquel libro de viajes no pasó desapercibido en la National Geographic Society que por aquellos años daba sus primeros pasos. Cinco años después de que saliera a la venta el primer número de la revista de la sociedad geográfica, publican la conferencia Recent explorations in Alaska que Eliza Scidmore había pronunciado durante la Conferencia Geográfica Internacional de Chicago en 1893.  

Pero sería otro libro el que atraería definitivamente el interés de la redacción de la National Geographic por incorporar a aquella joven e intrépida periodista: Jinrikisha Days in Japan, una guía con ilustraciones basadas en las propias fotografías de la autora en la que Scidmore ofrece un acercamiento a la cultura japonesa

Sería el explorador y botánico David Fairchild, también especializado en cultura japonesa, el que recomendaría a la National Geographic la incorporación de Eliza Scidmore. Comienza así una estrecha vinculación entre la sociedad geográfica recientemente formada y la periodista que se convierte en la primera mujer en la junta directiva de la National Geographic Society.  

Eliza Scidmore
Una de las impresionantes fotografías de Eliza Scidmore coloreadas a mano para National Geographic (1912)

De hecho, y tal y como señala Ramón Vega Piniella en su estudio sobre Scidmore publicado en la revista de estudios japoneses Mirai, habría que esperar más de cuatro décadas para que otra mujer —Carolyn Bennett Patterson— ocupara el cargo de editor en la revista. Ya en el siglo XXI, Susan Goldberg fue nombrada editora jefa. 

Durante el resto de su vida profesional, Eliza Scidmore permaneció vinculada a National Geographic con hasta 16 artículos publicados, muchos de ellos sobre Oriente, llevando la revista a un nuevo nivel. De hecho, la propia National Geographic considera a Eliza como la primera fotógrafa de la publicación.  

En 1914, con el beneplácito de G.H. Grosvenor, editor jefe y considerado padre del fotoperiodismo, Scidmore publica unas pioneras fotografías coloreadas con personajes japoneses como protagonistas: a la postre se convierten en un hito de National Geographic, atrayendo a la revista a numerosos suscriptores. 

Eliza Scidmore en Oriente 

Eliza Scidmore
Bosque de bambú en Arashiyama. Fuente: Unsplash

Para descubrir el primer artículo de Scidmore sobre cultura japonesa hay que volver a 1876, dos décadas antes de que la escritora pasase a formar parte de la directiva de la National Geographic. Con apenas 20 años, la recién estrenada periodista cubre la Exposición Universal de Filadelfia publicando un artículo sobre el arte y la cultura japonesa que fue portada del National Republican

Una década después, su hermano George Hawthorne Scidmore es destinado a la embajada estadounidense en Japón lo que facilitó los viajes de Eliza al otro lado del mundo. La periodista recordaba en una entrevista posterior como, desde niña, siempre había estudiado mapas y geografía: “Mis sueños siempre estuvieron en otros países”. Y entre ellos, Eliza puso una cruz a Japón, país que representaba en aquel tiempo la magia del exotismo oriental. 

Pero Eliza Scidmore no cayó en la trampa de ofrecer una visión superficial o idealizada de la cultura japonesa. Gracias a sus prolongadas estancias en Oriente, la periodista pudo completar obras como Westward to the Far East: A Guide to the Principal Cities of China and Japan que se convirtió en un gran éxito sentando las bases de otras muchas guías de viajes: Eliza Scidmore mostraba al camino a futuros viajeros al proponer un acercamiento profundo y documentado sobre la cultura oriental

En este sentido, Scidmore alentó el turismo a Oriente para que los viajeros pudieran descubrir el Japón del periodo Edo en un momento en el que la revolución Meiji provocaba una vertiginosa occidentalización del país. De nuevo, la periodista mostraba un carácter pionero al proponer al viajero una nueva forma de viajar a países ‘exóticos’, alejada del tópico y el souvenir: Eliza animaba al viajero a profundizar en la cultura rural y tradicional, territorios que custodian el alma japonesa. 

El legado de Eliza Scidmore 

Eliza Scidmore
Eliza Scidmore plantó los primeros cerezos de Washington, hoy uno de sus emblemas naturales. Fuente: Unsplash

Tras la I Guerra Mundial, Scidmore traslada su residencia a Ginebra desde donde sigue trabajando. Cuentan que decora su casa con decenas de recuerdos de su estancia en Oriente, incluyendo el trono de la emperatriz de China. Su residencia pronto se convirtió en lugar de reunión de diplomáticos ávidos de escuchar los relatos de Scidmore sobre sus viajes a Oriente. 

En 1928, con 72 años, Eliza muere por las complicaciones de una apendicitis. Sus restos se trasladan a Japón —dónde si no—, para ser enterrada en el Cementerio Extranjero de Yokohama junto a su hermano y su madre. Pero una amarga sorpresa espera en su testamento: Eliza pide que se destruya toda su correspondencia en la que “escribía sus cosas más secretas” según la prima que se encargó de cumplir sus últimas voluntades. 

Este hecho provocó que durante décadas su trayectoria permaneciera oculta complicando la elaboración de un estudio biográfico completo del que se encarga desde hace años la escritora Diana Parsell. Pero su inmenso legado e influencia, a través de sus numerosas publicaciones, libros —y una novela— ha vuelto al primer plano gracias a labor de diversos investigadores y de la propia National Geographic… sin olvidar el Paseo de los Cerezos que recibe cada año a más un millón y medio de turistas que se deleitan con un trocito de Japón en pleno Washington D.C.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.