No hay nada como salir al campo, pasear por el bosque o recorrer una ruta de senderismo para recargar las energías y volver como nuevo a la rutina diaria. La naturaleza nos acoge y tranquiliza, disfrutamos con su belleza y sus maravillas y relaja de una forma extraordinaria.

Si esas salidas las realizamos con nuestra mascota, todavía resultan más entretenidas. Además, nuestro compañero de cuatro patas también agradecerá salir de la rutina para pasárselo en grande. Sin embargo, hay que tomar ciertas precauciones para hacerlo. Toma nota de estos consejos para ir de senderismo con tu perro antes de embarcar al miembro peludo de la familia en esta aventura.

Planifica la ruta

senderismo con perro

Antes de echar a andar sin control por cualquier sendero que te apetezca, has de planificar la ruta. Lo mejor es que la adecúes al estado de forma y tamaño de tu perro. Ten en cuenta que tu mascota debe estar habituada a andar antes de llevarlo a hacer senderismo o, en caso contrario, solo deberás elegir rutas de poca longitud y sin dificultad. Recuerda que los perros también tienen agujetas, así que piensa en él a la hora de escoger el recorrido.

Evita zonas de mucho riesgo como precipicios y vacíos aéreos. Lo mejor es elegir rutas con senderos de tierra o hierba, ya sea por el bosque, la montaña o por la orilla de los ríos, que no supongan ningún problema para sus patas. Por ese motivo debes evitar desfiladeros, vías ferratas y rutas que pasen próximas a las carreteras.

Ten en cuenta que los perros de menor tamaño y los que han superado los 8 años no pueden hacer ejercicio físico intenso, por lo que deberás escoger rutas cortas. Y, en todo caso, si notas que el perro está fatigado o se queja, da media vuelta. No vale la pena que se enferme por un día de senderismo.

No olvides el equipo

Noruega

Así como cuando vas de senderismo llevas agua para ti y algunos objetos por lo que pueda pasar, deberás hacer lo mismo con tu perro. No olvides jamás el agua con un plato o cuenco ligero, ya que necesitará hidratarse, así como algo de comer (mejor que sea comida húmeda, como un paté o una lata) y si tienes pensado pernoctar en algún refugio, porta en la mochila un edredón para él.

También es útil una luz de seguridad en el collar o algún brazalete reflectante, los cuales puedes encontrar desde 1,99 euros en cualquier tienda animales online, así como el resto de artículos que puedas necesitar. En este tipo de tiendas también puedes asegurarte de adquirir lo necesario para introducir en el botiquín para tus rutas, como vendas o algún medicamento con corticoides.

De igual modo, recuerda anotar el teléfono de un par de veterinarios que atiendan 24 horas en la zona por donde vayas a efectuar la ruta con tu perro por si necesitas solicitar su asistencia. Y si el tiempo es inestable o muy frío, lleva un chubasquero o prenda de abrigo para él.

Lleva toda la documentación

back pack

No olvides meter en la mochila la cartilla de vacunación y la documentación de tu perro, sobre todo, si estás pensando en hacer una ruta larga. Ten en cuenta que puede surgir la necesidad de identificar a tu mascota en cualquier momento o mostrar que tienes sus papeles en regla a los guardabosques. Igual que no es aconsejable que vayas de excursión sin tu documentación, debes de actuar de igual modo con tu compañero de cuatro patas.

Consulta la legislación

montañismo

Por otro lado, no olvides consultar la legislación o la normativa del lugar al que vas a acudir a hacer senderismo, porque hay zonas y espacios naturales que no permiten el acceso a las mascotas. También podrás comprobar así si es obligatorio llevar al perro con correa. Recuerda que los perros catalogados como PPP (Perros Potencialmente Peligrosos) deben ir siempre atados.

No obstante, aun cuando se permita en tu comunidad autónoma o en determinada zona llevar al perro suelto cuando se trate de otras razas, te aconsejamos que siempre te acompañe con la correa puesta. Puedes elegir entre las numerosas correas existentes en el mercado, como las extensibles para que vaya más cómodo.

Ten en cuenta que si sueltas al perro en un enclave natural corres el riesgo de perderlo porque puede irse detrás de algún animal que aparezca o seguir un rastro hasta desaparecer. No te confíes pensando que tu mascota siempre te obedece, puesto que en determinadas circunstancias, podrá más su instinto. Si ya conocéis la ruta y está acostumbrado a ir contigo, puedes soltarlo en determinados tramos que tengas muy controlados y cuando veas que no hay nadie, pero por territorios nuevos, toda precaución es poca.

*Contenido elaborado en colaboración con una marca