Viajar es un placer. Y una de las opciones más demandadas son los diferentes tipos de cruceros. Los cruceros son viajes de placer que se realizan en un barco de pasajeros de lujo, el cual navega por diferentes mares o ríos a lo largo de todo el mundo.

Esta forma de viajar es única, diferente y especial, pues otorga la oportunidad de conocer países y zonas de una manera más fluida y rápida. Este tipo de viaje suele tener excursiones programadas para los pasajeros, ya que se atraca en los puertos de diferentes ciudades para permitir a los usuarios bajar del barco y recorrer los rincones más bellos de cada país.

Los cruceros son hoy día un tipo de mercado turístico que está adquiriendo más fuerza a nivel mundial, pues las compañías que se dedican a ello cada vez se esfuerzan más por ofrecer productos de primera calidad para conseguir que los clientes tengan la mejor experiencia.

Es impresionante ver cómo estos barcos llegan a ser pequeñas ciudades flotantes donde los pasajeros pueden encontrar todo lo que necesiten. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los barcos para cruceros por el mar y los de cruceros por agua fluviales son diferentes en tamaño, pues deben adaptarse a la densidad del agua por la que viajan.

Los cruceros se podrían catalogar en dos tipos diferentes: aquellos que son fluviales y que por lo tanto viajan por diferentes ríos, y aquellos que son marítimos. A continuación, se realizará un análisis sobre las ventajas de realizar cada uno de estos modelos de viajes.

Crucero Fluvial
Crucero Fluvial

Cruceros fluviales

Los cruceros fluviales son aquellos barcos que realizan diferentes travesías por los ríos más grandes de las diferentes ciudades. Por tanto, los barcos que se usan tienen una capacidad más limitada y no suelen superar los 200 pasajeros. Esto los convierte en una experiencia totalmente diferente para los turistas, pues las actividades están más limitadas.

Aun así, suelen ser viajes preciosos y realizarlos conlleva una gran variedad de ventajas:

Más variedad de recorridos

Las propuestas de cruceros fluviales se concentran sobre todo en Europa. Los grandes ríos como el Sena, el Danubio, el Volga, el Guadalquivir o el Duero son algunos de los más transitados por estos cruceros.

En otros continentes también existen propuestas muy exóticas como el Mekong en Vietnam o el Zambeze. Una de las pocas travesías que hacen es por las islas y la costa de Croacia y Montenegro.

 

Mayor número de facilidades

Un crucero fluvial es el medio más cómodo y despreocupado de conocer otros países y otras formas de vivir. El hecho de poder recorrer, por ejemplo, Europa, admirando los monumentos y viviendo la cultura de la zona que como toda civilización se formó en las cuencas de los ríos, es una experiencia inolvidable.

A bordo todo son facilidades, pues no hay que hacer o deshacer maletas porque el barco es el que se mueve y va dejando a los turistas en diferentes puertos. Los barcos están menos masificados, no hay que hacer largas colas para comer o para sentarse a descansar en la cubierta y todo es mucho más relajado.

Puertos de salida cómodos

Los puertos fluviales están menos atestados y suelen ser más pequeños y más accesibles. Además, parten de grandes ciudades que poseen buenas conexiones aéreas o terrestres, lo que permite que una vez finalizado el viaje en barco los pasajeros puedan optar por quedarse unos días en la ciudad o en otros lugares cercanos.

Sin masificaciones

Los barcos que navegan por estos ríos apenas alcanzan los 200 pasajeros, por lo que hay una atmósfera más familiar que permite una cómoda convivencia entre todos.

Cruceros marítimos

Los cruceros Mediterráneo son una de las atracciones favoritas de los turistas para pasar las vacaciones. Esto se debe a una serie de motivos:

Comodidad a bordo

Cuando se viaja en un crucero se tiene un camarote propio, por lo que no hay que cambiar de lugar cada vez que se quiera conocer una nueva ciudad. Todo el que lo prueba comenta que realizar un crucero es cómodo a la vez que divertido.

 

Itinerarios muy completos

Se puede elegir el itinerario que se desee entre todos los que suelen ofrecer. Gracias a que los barcos atracan en los puertos de las ciudades más populares, los pasajeros pueden conocer ciudades como Roma, Sicilia o las Islas griegas.

Vacaciones con actividades

Un crucero por el Mediterráneo siempre aporta una gran variedad de actividades y eventos a bordo. Son innumerables y los hay para todas las edades, desde actividades para niños hasta espectáculos y salas de fiesta para adultos. También se encuentran clases de deporte, como yoga o spinning,  clases de cocina, catas de vino, shows de música y animadores en salas de juegos para los más pequeños.

Además, entre las instalaciones hay piscinas, spas, saunas e incluso clases de natación para los niños, todo ello incluido en el precio del crucero.


Compartir
Algún día me gustaría viajar a la luna, mientras tanto disfruto conociendo todos los rincones de nuestro planeta.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.