Caminar entre parajes naturales bonitos, descubrir rincones inesperados, desconectar y respirar aire puro son algunas de las experiencias que regala el senderismo. Por fortuna, la geografía a lo largo y ancho de nuestro país atesora cientos de rutas, que permiten conocer en profundidad el territorio elegido y dar rienda suelta a los deseos de aventura y diversión de los amantes de esta disciplina, ya sea solos, en familia, con amigos o en pareja.

Así que nos calzamos las botas de montaña y recorremos cuatro rutas de senderismo de lo más recomendables para recrearse en el placer de este deporte de naturaleza.

2Ruta del Cares, Picos de Europa

Fuente: Wikipedia.

También conocida como la Divina Garganta, es una de las rutas de senderismo más bonitas del norte de España y una de las más trepidantes, pues discurre por un vertiginoso y angosto desfiladero entre las abruptas cimas montañosas de los Picos de Europa y el profundo valle que el río Cares forma a su paso, siempre bajo la atenta mirada del Naranjo de Bulnes. La ruta se puede comenzar tanto en Caín como en Poncebos, y tiene una extensión de 12 km, donde las diferencias de nivel no son muy pronunciadas.