Hay obras de ingeniería que asombran tanto por el momento histórico en el que se hicieron como por la belleza o la particularidad que al final adquieren. Muchos de esos lugares se convierten en centro de nuestros objetivos cuando los descubrimos en aquellos destinos a los que viajamos, aunque en ocasiones ni siquiera tengan el eco que deberían frente a otros monumentos o sitios de interés.

De tal manera, en esta ocasión vamos a detenernos en el canal de Corinto, una impresionante obra de ingeniería que asombra a todo aquel que lo conoce. Descúbrelo con nosotros y no dejes de visitarlo si viajas por esta zona de Grecia.

Qué es el canal de Corinto

Canal de Corinto
Fuente: Pixabay/herbert2512

El canal de Corinto es una obra de ingeniería que se llevó a cabo en el istmo homónimo a finales del siglo XIX. Para ello, fue necesaria la apertura de un canal excavado en la roca que separa efectivamente la región del Peloponeso con la Hélade, es decir, la Grecia continental. Como resultado, nos encontramos ante un canal con una longitud de 6,3 kilómetros y unos 40 metros de altura. Las obras, que corrieron a cargo del ingeniero István Türr (1825-1908) y aprovechaban el antiguo trazado de la época de Nerón, se iniciaron 1881, con 2500 trabajadores, y se finalizaron una docena de años después, en 1893. Se comunicaron de tal modo por fin las aguas de Corinto con el mar Egeo.

Junto al istmo se encuentra la bella ciudad de Corinto, a solo unos 78 kilómetros al oeste de Atenas, la capital del país. Si vas a ver el canal no dejes de acercarte hasta la Antigua Corinto, zona arqueológica donde se localiza el Templo de Apolo, así como visitar la Acrópolis de la Antigua Corinto.

Historia del canal de Corinto

Canal de Corinto
Fuente: Pixabay/MannyvonKannen

Fueron muchos los que a lo largo de la historia pretendieron abrir el canal que podemos contemplar en la actualidad, para beneficiarse de esa rápida vía de comunicación. El primero de los gobernantes que barajó la idea fue Periandro, en el año 630 a. C. A este lo siguieron otros como Demetrio I de Macedonia y el emperador Nerón, que llegó a viajar a la región y cavar con su propio pico, allá por el año 67, lo cual debió de ser todo un espectáculo. Inauguró así las obras en las que puso a trabajar a miles de esclavos. Pero cuando Nerón falleció, su sucesor Galba paralizó el proyecto. De tal manera, todo quedó en nada. No fue hasta el siglo XIX cuando la tarea se llevó a cabo al fin.

En total se extrajeron unos 930.000 metros cúbicos de piedras y tierra, y desde su famoso puente peatonal hay unos 76 metros de caída, así que ten cuidado si padeces de vértigo. Aunque te recordamos que este es el mejor punto para admirar el canal de Corinto y tomar unas buenas fotografías, sin importar la hora del día.

El canal de Corinto en la actualidad

Grecia
Fuente: Pixabay/chris-ww

Una de las cosas que más llama la atención ahora con respecto al canal de Corinto es que nos sorprende por su estrechez, ya que los grandes barcos a los que estamos acostumbrados no tienen nada que ver con el tamaño de los antiguos, de manera que es todo un espectáculo contemplar algún navío gigantesco desplazarse por ese canal tan pequeño. Al fin y al cabo, su anchura es tan solo de unos 24 metros.

Este tamaño provoca que solo se pueda atravesar en una dirección cada vez. De hecho, son habituales los espectáculos acrobáticos sobre el canal y constituye una de las atracciones turísticas favoritas para los que navegan a vela deslizarse sobre sus aguas. Tampoco hemos de llevarnos a engaño, ya que los barcos que no alcanzan determinadas esloras lo cruzan sin problema. Así se calcula que en torno a 11 000 barcos lo atraviesan de manera anual, muchos de ellos llevando como pasajeros a los turistas. Si te animas a subirte a uno de ellos, el espectáculo es increíble pero apenas dura unos 10 minutos.

Sin embargo, hay ocasiones en que algunas navieras se atreven con todo. Así, el 9 de octubre del año 2019, la noruega FredOlsenEsta se adentró en el canal de Corinto con un enorme buque de 924 pasajereos, el Braemar, y con 195 metros de eslora y sus 22,5 metros de ancho, se convirtió en el barco más grande que jamás lo había atravesado. Las imágenes de aquel evento dejan sin habla. En la zona más estrecha del canal, el casco del barco solo estaba a 70 centímetros de la pared.

Pero la naviera con el majestuoso crucero está dispuesta a repetir la experiencia. El próximo 20 abril del año 2022, el Breamar saldrá del puerto de Southampton (Reino Unido) para regresar el 15 de mayo al punto de partida. En su recorrido, además de Grecia y el canal de Corinto, también hará escala en España, Italia, Malta y Portugal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.