El turismo de masas conlleva más problemas que beneficios allá donde se produce. Existen formas de minimizar sus riesgos, con una gestión adecuada que permita combinar la protección y calidad de vida de un lugar y de sus gentes, con los visitantes que acuden a conocerlo.

De tal forma, mientras hay sitios en los que ya se han tomado medidas para evitar que mueran de éxito, y en otros están estudiando las mejores opciones, todavía existen algunos en los que las autoridades miran para otro lado al tiempo que las grandes fortunas, tanto particulares como empresariales, acaparan destinos en los que poco importa el estado de conservación del litoral y las poblaciones autóctonas. Así las cosas, os presentamos diez lugares en peligro por el turismo de masas.

5La Capilla Sixtina

Capilla Sixtina
Fuente: Pixabay

De los peligros del turismo de masas no se libra ni la Capilla Sixtina. Esta maravillosa obra artística, ubicada en la ciuda del Vaticano, recibe la visita de unos 20.000 turistas diarios. Tal cantidad de personas provoca un riesgo para su conservación, debido al calor corporal y al aliento; además del polvo que semejante cantidad de gente levanta, por lo que es necesario limitar el número de visitantes y conservar en el mejor estado los sistemas de ventilación para asegurar que este lugar pueda seguir siendo uno de los referentes del arte de Occidente.