El incremento del turismo a nivel mundial ha provocado que los destinos más emblemáticos y atractivos para los viajeros se encuentren con la problemática de la conservación del patrimonio y la calidad de vida de los habitantes de las ciudades que cuentan con maravillosos centros históricos.

Tanto es así que, para evitar sucumbir al «síndrome de Venecia», ejemplo representativo de lo que sucede en esas localidades que son principal foco del turismo de masas, algunas autoridades locales y organizaciones internacionales aúnan esfuerzos para establecer y difundir una serie de prácticas que ayuden a proteger tales entornos. Estas son algunas de esas medidas para que el turismo no acabe con los barrios de las ciudades repletos de historia.

1Utilizar el transporte público

Viena. Fuente: Pixabay

Seguramente los altos índices de tráfico son uno de los principales problemas que sufren las ciudades. La contaminación que provoca, ambiental y acústica, con todo lo que ello conlleva para la conservación del entorno, alcanza grandes niveles si sumamos la cantidad de habitantes que usan esta forma de desplazamiento a los turistas que acuden al casco histórico para conocerlo.

Lo ideal, tal y como sucede ya en algunas ciudades, es reforzar el transporte público (si es no contaminante, mucho mejor), además de promover su utilización, y reducir la movilidad de los vehículos motorizados en los centros históricos, sin olvidar que hay que facilitar el acceso a residentes.

1 Comentario

  1. Al título de este artículo le sobra claramente el “no”. No digo que sean malas medidas, unas sí y otras no, pero todas ellas contribuyen a incrementar en número de turistas en los barrios históricos. Parece que has aprovechado el tirón mediático de la turistificación para ganar dos o tres lectores despistados, como yo.
    Me ha encantado lo de limitar el número de terrazas para que los turistas puedan ver bien los monumentos, genial!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.