El Carnaval de Viana do Bolo, la celebración palpable de la tradición ancestral

////

Pocos carnavales pueden presumir de ser los más antiguos en cuanto a celebración. Es el caso del de Viana do Bolo, una festividad que incluso tiene un nombre propio, peculiar y distinto al de sus ayuntamientos limítrofes. Se trata del “Entrudio” la forma con la que los vianeses definen su carnaval, un mosaico viviente de las tradiciones más ancestrales y perennes. Con un origen misterioso, las leyendas prerromanas se funden con la celebración nacida a principios del siglo XX, otorgando un carácter propio a esta forma de celebrar el Carnaval.

Viana do Bolo, un ayuntamiento orensano próximo a Zamora, es una joya bañada por las serenas aguas de los ríos Camba y Bibei y adornada por miles de castaños centenarios. Al acercarnos a Viana, las calles empedradas invitan a perderse entre casas blasonadas, pequeños jardines que ofrecen vistas al valle fluvial y un arco en el Concello, bajo el cual transcurre la vida cotidiana. En su historia arraigan tradiciones ancestrales, especialmente durante el Entroido donde un caleidoscopio de figuras y rituales se entrelazan en una danza temporal sin fin, que transcurre en los fríos primeros meses de año.

Carnaval de Viana do Bolo – Foto: Periódico O Sil 

Se cree que esta celebración tiene sus raíces en rituales agrícolas y ganaderos de tiempos prerromanos. No obstante, su configuración actual data de principios del siglo XX.

El Carnaval vianés se destaca por su originalidad, convirtiéndose, sin duda, en uno de los más tradicionales y nombrados de Galicia. Cada año presenta una rica amalgama de elementos emblemáticos como el folión o “fulión”, las guerras de harina y los personajes principales de su “Entroido” como son los “boteiros”. Las comparsas son otro elemento diferenciador en Viana do Bolo, que casi se había perdido, pero se está recuperando en el territorio, como la mula, los lardeiros y personajes exclusivos de aldeas concretas, como la patumada de Fornelos de Filloás.

Los preparativos para el Carnaval comienzan tras la Navidad. Durante este periodo, los habitantes de Viana do Bolo y localidades cercanas organizan el «folión«, un desfile callejero con bombos y azadas que recorre las calles de los pueblos, cada uno con su ritmo característico. Se trata de la máxima expresión del espíritu comunitario.

Carnaval de Viana do Bolo – Foto: Periódico O Sil 

El pueblo se sumerge en una atmósfera especial, un palpitar festivo que impregna cada esquina. El Folión cobra vida, y con cada golpe rítmico, lleva consigo la historia de Viana do Bolo.

En las entrañas de este municipio, entre el latido de esta tradición centenaria, y acompañando al son ensordecedor de los foliones, emerge la figura imponente del “Boteiro”. Es el personaje más aguardado, el espíritu encarnado de un carnaval que despierta con la algarabía de sus brincos y la vistosidad de su atuendo.

Actualmente, se mantienen tres boteiros diferenciados: el de Viana, el de Fornelos de Filloás y el de Vilarmeao. Este último con una vestimenta diferenciada de los anteriores y una función distinta acompañando a los foliones.

El “Entroido” de Viana do Bolo es un precioso legado transmitido oralmente, una historia envuelta en el velo de la escasez de documentos escritos que solo certifican su existencia desde el siglo pasado, que se alza como uno de los más antiguos y representativos de Galicia.

Redacción

Algún día me gustaría viajar a la luna, mientras tanto disfruto conociendo todos los rincones de nuestro planeta.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.