14 kilómetros de playas a menos de una hora de Madrid. Suena bien, ¿verdad? Con la primavera a la vuelta de la esquina, el Pantano de San Juan se convierte en una de las escapadas preferidas de los madrileños para combatir el calor. El Cerro de San Esteban, la playa del Muro, la lancha de San Yelmo, la playa de la Virgen de la Nueva, el Bosque Encantado… El entorno del pantano ofrece diversos rincones para practicar deporte, hacer senderismo, darse un chapuzón o, simplemente, tomar el sol. Acompáñanos en este recorrido por el Pantano de San Juan, la playa de Madrid. 

Recorriendo el Pantano de San Juan 

Pantano de San Juan
Día de baño en el Pantano de San Juan. Fuente: Wikipedia

Tras pasar Navas del Rey, la carretera M-501 desciende hacia el sur, cruza el río Alberche, que junto al río Cofio riega con sus aguas el pantano, y nos acerca al extremo suroriental del Pantano de San Juan, al norte de Pelayos de la Presa.  

Construido en 1955, el objetivo inicial de este embalse no fue refrescar el verano de los sufridos madrileños, sino derivar aguas hacia la ciudad de Toledo a través del canal artificial Trasvase Picadas–Toledo. Pero pocos años más tarde de que finalizase su construcción, se hizo evidente que el Pantano de San Juan podía erigirse en un centro turístico: en 1961 se construye el Club Náutico de Madrid, primera pieza de un espacio de ocio que se va ir diversificando con el paso de los años.  

Y es esta nuestra primera parada en el Pantano: la zona de recreo conocida como el Muro. La primera impresión para el recién llegado es impactante: decenas de embarcaciones amarradas a puerto y otras tantas surcando las aguas del embalse. Pero no se trata del Lago Constanza, esto todavía es Madrid.  

Una vez llegamos a la rotonda donde se encuentra la gasolinera comienza la denominada carretera del pantano que serpentea por toda esta zona sur. Restaurantes, chiringuitos, parkings y zonas de recreo confirman que hemos llegado a buen puerto: aquí arranca la playa de Madrid. El primero de los arenales que forman estos 14 kilómetros de playa es la playa del Muro

Pantano de San Juan
Pantano de San Juan. Fuente: Wikipedia

En este entorno encontramos también diversos clubes de navegación y aventura. Y es que una de las actividades más atractivas del pantano no puede ser otra que los deportes acuáticos. Si no cuentas con tu propia embarcación, en esta zona del pantano abundan los clubes que alquilan piraguas, kayaks, veleros, lanchas, etc. Así mismo, también ofrecen cursos para iniciarse en el manejo de las mismas. Y si buscas algo más excitante, podrás probar modalidades como el flyboard o el wakeboard.  

¿Prefieres caminar un rato? En esta zona del pantano se encuentra una de las rutas más populares, la que alcanza el Cerro de San Esteban. Se trata de un sendero entre pinares que arranca del embarcadero y llega a uno de los miradores más espectaculares de la zona: una perfecta panorámica para observar la gran extensión del pantano. 


Pantano de San Juan
Pantano de San Juan. Fuente: Pixabay

En este sector del pantano también se ubica el camping la Ardilla Roja, famoso por haber dado título a una película de Julio Médem, una opción económica si queremos pernoctar en San Juan. El otro camping cercano es el de Monasterio de Pelayos al norte de la localidad de Pelayos de la Presa, también regentado por los responsables de la Ardilla Roja.

Continuamos ahora nuestro recorrido por la orilla sur del pantano para alcanzar la Playa de la Virgen de la Nueva, la más famosa del pantano, ya que incluso cuenta con Bandera Azul, que garantiza tanto la calidad ambiental como el nivel de sus instalaciones.  

En esta parte se ubica la zona de escalada San Martín, muy popular entre los escaladores con más 270 vías dividas en 14 sectores. Así mismo también encontramos otra popular ruta que conduce a lo alto del Cerro Almodón pasando por la Ermita de la Virgen de la Nueva. Esta ermita se construyó a finales de los 50 para sustituir la antigua que quedó anegada por las aguas del embalse. La visión de la torre de esta iglesia hundida junto al puente de 126 metros y ocho ojos, son otro de los atractivos del pantano. 

Pantano de San Juan
Pantano de San Juan. Fuente: Pixabay

Regresamos ahora al punto de partida para dirigirnos al noreste siguiendo el curso del río Cofia que también cede sus aguas a San Juan. Es aquí donde se ubica la Lancha de San Yelmo, otro de los arenales más populares del pantano, generalmente menos frecuentado que el Muro o la Virgen de la Nueva debido a que su acceso es un poco más exigente. Debemos dejar el coche en uno de los parkings de este sector y alcanzar la Lancha a pie por uno de los senderos. Al sur de la Lancha también encontramos una famosa cala nudista

¿Y la orilla norte del pantano? La mayoría de los que alcanzan esta zona más virgen de San Juan llegan en una embarcación. Pero también podemos llegar desde el norte a través del Camino del Oso y buscar algunos de los muchos rincones solitarios que abundan en este sector mucho menos masificado.

El Pantano de San Juan y su entorno 

Pantano de San Juan
Castillo de la Coracera. Fuente: Wikipedia

Pese a que las playas, los senderos y las actividades deportivas son el mayor atractivo del Pantano de San Juan, no podemos olvidar que en su entorno encontramos varias poblaciones interesantes. Si al noroeste del pantano tenemos El Tiemblo, ya en Ávila, al sur encontramos las mencionadas localidades madrileñas de San Martín de Valdeiglesias y Pelayos de la Presa. 

En esta última destaca el Monasterio de Pelayos, las espectaculares ruinas de un monasterio de la orden cisterciense erigido en el siglo XII y que fue abandonado tras la expropiación de los bienes eclesiásticos y la marcha de los pocos frailes que aún quedaban en el monasterio en el XIX. Un espacio misterioso que no ha pasado desapercibido para el cine y la televisión: diversas películas, series y videoclips se han rodado en sus ruinas. 

Pantano de San Juan
Monasterio de los Pelayos. Fuente: Wikipedia

Por su parte, en San Martín de Valdeiglesias tenemos el precioso Castillo de la Coracera, una imponente fortaleza bastante bien conservada gracias a la rehabilitación que ha culminado recientemente. Erigido por mandato de Álvaro de Luna, condestable de Castilla, en el siglo XV, llegó a recibir en alguna ocasión a ilustres huéspedes como Isabel la Católica.  

Así mismo, en San Martín también se encuentra el Bosque Encantado, un parque temático y jardín botánico que hará las delicias de los más pequeños. Y es que el Pantano de San Juan y su entorno ofrecen actividades y pasatiempos para todos los gustos: un imperdible cuando llega el buen tiempo, que ya está a la vuelta de la esquina. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.