Este pueblo esconde una de las juderías más bonitas de España

/

En el corazón del Valle del Ambroz, a los pies de la sierra de Béjar, el sector más occidental de Gredos, se ubica una de las localidades más emblemáticas de Extremadura. Y es que a la espléndida naturaleza que la circunda, hay que sumar un casco histórico medieval en el que destaca su judería, una de las más importantes de España. Hablamos, por supuesto, de Hervás, la joya del norte de Cáceres. 

Callejear por esta localidad a un paso de la frontera con Salamanca y Ávila es revivir varios de los episodios más controvertidos de nuestra historia, en particular la expulsión de los judíos de 1492 que, en lugares como Hervás, habían establecido sus aljamas enriqueciendo con su particular cultura las tradiciones cristiana y musulmana. 

Hervás y la historia de los judíos en España 

Hervás - Fuente: Depositphotos
Caserío de Hervás dominado por la iglesia de Santa María de Aguas Vivas – Fuente: Depositphotos

Tras el avance cristiano hacia el sur en la Edad Media, la historia de la comunidad judía en la península ibérica vive un nuevo episodio marcado por una creciente dificultad para la convivencia. Durante el dominio musulmán, en buena parte de la península se habían consolidado las conocidas como aljamas, entidades autónomas en las que se agrupaban las comunidades judías en el interior de las localidades: fue el origen de las juderías hispanas.  

La llegada de almorávides primero y almohades después comenzaron a complicar la vida de estas comunidades: las tribus dominadoras de al-Ándalus aplicaban un rigorismo religioso que perjudicó la independencia y autonomía de estas aljamas. El dominio cristiano, en general, agravó esta situación. 

No obstante, en cada rincón de los reinos de Aragón y Castilla donde había presencia judía, los pormenores de la convivencia de las tres religiones fue diferente. El caso de Hervás llama la atención por el florecimiento de una comunidad judía que, en principio, estuvo protegida por los Zúñiga, los señores de Béjar, bajo cuya tutela estuvo la localidad de Hervás durante siglos desde que a finales del XIV Diego López de Stúñiga recibiera del rey Enrique III de Castilla, del cual era consejero, la villa y tierra de Béjar.  

Por aquel entonces, Hervás era una “joven” localidad de origen templario que había crecido desde principios del siglo XIII tras el establecimiento de una ermita en la orilla del río Santihervás, del que toma el nombre. 

Los primeros datos concluyentes sobre la presencia de judíos en Hervás nos llegan con documentos que hablan de 45 familias que, bajo la protección del Duque, habían llegado a la localidad tras las persecuciones de judíos de 1391 que se iniciaron en Sevilla y se extendieron por los reinos de Castilla, Aragón y Navarra, incluyendo conversiones forzadas: detrás de este antisemitismo, como ha sucedido en otras ocasiones en la historia, se hallaba una profunda crisis económica y social, incluyendo los efectos de la peste desde mediados de siglo. 

La expulsión de los judíos de Hervás 

Hervás - Fuente: Depositphotos
La judería de Hervás teñida de colores en la tradicional fiesta de Conversos – Fuente: Depositphotos

Pero este clima benigno de protección en Hervás no duraría mucho. El 31 de marzo de 1492, poco después de que terminara con éxito la guerra de Granada, los Reyes Católicos firman el decreto de expulsión de los judíos que llegaba por consejo de Torquemada y la Inquisición: el motivo oficial de esta tajante decisión fue el “mal ejemplo” de los judíos hacia los cristianos conversos a los que supuestamente incitaban para mantener sus viejas costumbres religiosas.  

Pero el caso español no fue distinto al de otros países europeos: el objetivo final era conseguir una unidad religiosa que, hipotéticamente, lograría un tejido social más integrado consiguiendo, a su vez, un mayor progreso, también económico.  

Así pues, la próspera comunidad judía de Hervás se rompe con el edicto de expulsión, pero tras el periplo en Portugal de muchas de las familias que se negaron a convertirse al cristianismo, varias de ellas vuelven, ya como conversas, aunque manteniendo muchas de sus costumbres. 

A la hoguera por una hostia hirviendo 

Pero la Inquisición no los pierde de vista y en 1506 tiene lugar uno de los más bizarros y luctuosos sucesos señalado por las fuentes documentales: la muerte en la hoguera de varios conversos, entre ellos Juan Blasco. ¿Su “crimen”? Introducir, supuestamente, una hostia consagrada en un caldero hirviendo. 

Sea como fuere, al margen de hechos particulares como este, la herencia judía se mantuvo en Hervás durante siglos: la estructura de su barrio judío, mantenida por buena parte de sus habitantes, muchos de ellos judíos conversos, pervivió convirtiéndose en una de las juderías mejor conservadas de España. La recorremos a continuación. 

Un paseo por la judería de Hervás 

Hervás - Fuente: Depositphotos
La travesía Rabilero de Hervás – Fuente: Depositphotos

Nuestro recorrido por la judería de la localidad cacereña arranca en el lugar que, históricamente, servía de acceso a la localidad desde la Vía de la Plata, la tradicional ruta que conectaba los dos extremos peninsulares y que servía también como ruta de peregrinación jacobea.  

Y no hay mejor lugar que el puente de la Fuente Chiquita para comenzar a apreciar la belleza rural de esta localidad en la que naturaleza y caserío se hallan perfectamente integrados. El puente del siglo XVI y de un solo ojo salva el río Ambroz que nutre de vida a todo el valle.  

Pero es que este puente no es solo uno de los rincones más pintorescos de Hervás, también es el escenario de una leyenda, la de Maruxa, la judía errante, una joven judía que se enamoró de un mozo cristiano. Y ya os podéis imaginar el resto. La tragedia no tardó en llegar. Unos hombres enviados por el padre de la chica acuchillaron el joven matando también a Maruxa que trató de evitar el asesinato. La escena habría tenido lugar en este puente en el cual todavía se pueden escuchar, según cuenta la leyenda, los lamentos de Maruxa y hasta encontrarte con su espectro. 

Hervás - Fuente: Depositphotos
Puente de la Fuente Chiquita en Hervás – Fuente: Depositphotos

Junto a la Fuente Chiquita se halla la calle del Vado que da acceso al callejón de los Cofrades, ya en plena judería. Esta calle recuerda la creación de la Cofradía de Nuestra Señora de la Asunción en 1522 en la que se integraron buena parte de los cristianos nuevos de herencia judía.  

En ella se reservó un espacio para la elaboración de vino kosher, elaborado siguiendo las normas alimenticias judías. Su uso estaba especialmente asociado al Sabbat, el día semanal de descanso judío, y para otras celebraciones del calendario judío como el Rosh Hashaná (año nuevo judío) o para la finalización del ayuno del Yom Kipur. 

El callejón de los Cofrades conecta también por un estrecho pasadizo —de los muchos que encontrarás en el casco histórico de Hervás, incluyendo una de las calles más estrechas de España— con la calle de la Amistad Judeo Cristiano, la cual rinde homenaje a esta convivencia que, desde luego, no fue siempre amistosa, como sabemos. 

Hervás - Fuente: Depositphotos
Calles de Hervás – Fuente: Depositphotos

En el extremo suroeste de la judería debemos recorrer la calle Rabilero, una de las más típicas de la aljama hebrea en la que llaman la atención las viviendas de adobe, ladrillo y madera de castaño, algunas de las cuales todavía conservan su estructura medieval: un primer cuerpo sobre las piedras del río Ambroz y dos o tres plantas con cubiertas en voladizo a lo que se suman maderas de forma escalonada formado tablazón o paredes recubiertas de tejas árabes invertidas. 

Además, nos debemos detener en el número 19 de esta calle donde fue construida la sinagoga de la judería en adobe y castaño detrás de la cual había un extenso huerto que lindaba con la ribera del Ambroz. Esta sinagoga y la Escuela Talmúdica asociada fue durante décadas un importante centro cultural, siendo la más importante de la provincia junto a la de Cáceres y Plasencia. La vecina calle de la Sinagoga que corre paralela al río, recuerda la presencia de este edificio en la zona.  

Subiendo por la Cuestecilla llegamos a la plaza del Convento que marca uno de los límites meridionales del barrio. Si continuamos por la calle Pizarro alcanzaríamos la plaza de la Corredera, uno de los centros neurálgicos de Hervás, donde se halla el importante museo Pérez Comendador-Leroux, pero nosotros regresamos al norte para ir terminando nuestra ruta por la judería hervasense. 

Hervás - Fuente: Depositphotos
Hervás y la sierra de Béjar desde lo alto de la iglesia – Fuente: Depositphotos

La calle Convento conduce hacia La Plaza, a secas, donde también arranca la calle de Abajo que desciende hacia el puente de Fuente Chiquita. Esta plaza servía de conexión entre los dos barrios medievales de Hervás: el alto donde se ubicaban las casas de las clases más acomodadas y el bajo en el que se encuadraba la judería. 

Fuera de la misma, sobre una colina que domina sobre el pueblo, terminamos nuestra visita a Hervás admirando la iglesia de Santa María de las Aguas Vivas de origen templario ya que se edifica sobre los restos de una atalaya que instalaron los monjes guerreros para controlar el territorio. 

Alrededor de la primitiva ermita templaria se edificó esta fortaleza que fue sustituida en el siglo XIII por la actual iglesia que se culminó con un campanario en el siglo XVII: es el mejor lugar para admirar la belleza del entorno de Hervás marcado por la presencia del valle del Ambroz y la sierra de Béjar en la que descuella el pico del Pinajarro al este con sus más de 2.000 metros de altura. 

2 Comments

  1. Buenos días David Rubio,
    En su artículo hay fotografías con derechos de autor que no pertenecen a Depositphotos, espero que rectifiquen y como mínimo nombren al autor.

    • Hola Johnny. ¿A qué foto te refieres? Lo he vuelto a comprobar por si hubiera algún error, pero todas las fotos las hemos adquirido en Depositphotos, tal y como se indica en el pie de foto.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.