Hay rincones que no siempre son los más conocidos por el gran público y que merecen la visita tanto o más que aquellos que suelen estar más abarrotados de turistas. Uno de ellos se encuentra en Andalucía, en la hermosa provincia de Málaga, junto al Parque Natural de las Sierras de Almijara, Tejea y Alhama, a 300 metros de altitud sobre el nivel del mar.

Podría decirse que Frigiliana, en la comarca de la Axarquía, es el secreto mejor guardado de Málaga. Te ayudamos a descubrirlo por si te animas a pasar unos días o hacer una escapada a esta blanca localidad a unos 60 kilómetros de la capital provincial.

Centro histórico

Fuente: Wikimedia/Dguendel CC BY 3.0

Habitada desde milenios antes de Cristo, en Frigiliana se instalaron fenicios y romanos, de quienes procede el nombre por el que conocemos a esta villa. Posteriormente, su importancia creció entre los siglos IX y XI, cuando fue construido el castillo de Lízar, en el Cerro de la Sabina, y la población comenzó a multiplicarse.

Con un importante pasado morisco-mudéjar, en la actualidad, todavía pueden observarse numerosos ejemplos de su arquitectura árabe tradicional en su barrio morisco, denominado Barrio Alto o Barribarto, pasear por calles imprescindibles como la de El Zacatín y contemplar la Fuente Vieja del siglo XVII. A un par de minutos de esta, en la calle Rosarico la Joaquín, se encuentra la pintoresca Ermita del Ecce Homo, también denominada la ermita del Santo Cristo de la Caña.

La calle Real te conducirá por otros puntos de interés como el ayuntamiento, el Torreón del siglo XVIII y la iglesia renacentista de San Antonio de Padua, del siglo XVII. Ten en cuenta que todo el casco antiguo de la ciudad fue declarado Conjunto Histórico-Artístico, en el que destacan construcciones civiles como los Reales Pósitos, El Ingenio y la Casa del Apero.

El Ingenio y la Casa del Apero

Fuente: Wikimedia/Miguel Frutos CC BY 2.0

Los Reales Pósitos constituyen un silo dieciochesco en el que se guardaban los excedentes del grano. A 40 metros, se erige uno de los edificios más emblemáticos de Frigiliana: el antiguo Palacio de los Condes de Frigiliana del siglo XVI, conocido como El Ingenio, que se convirtió en una fábrica de miel de caña, única en Europa, conocida en la actualidad como la fábrica de Nuestra Señora del Carmen. En la planta baja se encuentra la capilla en la que se oficiaron misas hasta 1662; mientras que, en la segunda planta, se sitúan los salones que constituían las zonas privadas de los nobles, así como una antigua almazara.

A 120 metros de El Ingenio se localiza la Casa del Apero, que se construyó durante el siglo XVII para funcionar como almacén, granero y caballerizas. El edificio se restauró durante los años noventa del siglo XX para albergar la Biblioteca Municipal, una sala de exposiciones, la oficina de turismo y el Museo Arqueológico.

El Museo Arqueológico de Frigiliana (MAF) abrió sus puertas en el año 2009 en la histórica Casa del Apero. Con una superficie de 400 metros cuadrados, en este centro se exponen alrededor de 125 piezas halladas en la localidad desde el período Neolítico, como las vasijas fenicias que fueron encontradas en el Cerrillo de las Sombras y una daga morisca del siglo XVI. Su acceso es gratuito.

Jardín botánico Santa Fiora

Fuente: Pixabay

Otra de las paradas imprescindibles en este hermoso pueblo malagueño a 7 kilómetros de Nerja es el Jardín botánico Santa Fiora. En este espacio se muestran las plantas que se han utilizado en esta tierra para los oficios tradicionales, como la cestería, la fabricación de papel, la elaboración de perfumes y la industria de la seda al igual que su uso con fines medicinales, entre otros. De tal forma, pueden encontrarse algunas como esparto, palmitos, olivos, cañas de azúcar y hierbas aromáticas. Además, en este singular espacio también hallarás un pista de petanca, en la que pueden jugar vecinos y turistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.