Decía Guy de Maupassant que comía todos los días en el restaurante situado en la Torre Eiffel porque era “el único lugar de París en el que no se ve la Torre Eiffel”. Imaginamos que al bueno de Guy también le hubiese gustado la tirolina de haberla conocida ya que una vez te arrojas al vacío es lo único de París que no vas a ver.  

Tirolina París

Cuentan los que ya se han subido la tirolina de la Torre Eiffel que la experiencia es única. Para empezar, está la adrenalina típica de lanzarse desde una altura considerable en una tirolina.

Pero si, además, está situada en un entorno tan glamuroso como el Campo de Marte en París, que une la Dame de Fer y la Escuela Militar, la experiencia sin duda es inolvidable. 

¿Y por qué una tirolina en la Torre Eiffel? Dentro del marco de actividades relacionadas con el desarrollo de Roland Garros, uno de los cuatro Grand Slam de tenis, —y uno de los eventos más queridos por los parisinos— la centenaria firma de agua Perrier, —propiedad de Nestlé desde los años 90— que es uno de los muchos patrocinados del torneo, organizó un concurso cuyo premio era, nada más y nada menos, arrojarse desde la tirolina de la Torre Eiffel. 

Tirolina París

Para lograr tan curioso premio los concursantes debían rondar la torre y publicar un stories en su cuenta de Instagram usando los stickers de Smash Perrier —creados especialmente para celebrar una nueva edición de Roland Garros—. Si los agraciados recibían un mensaje directo en su cuenta de Instagram, tenían 15 minutos para acudir a su cita con la tirolina, casi como ponerse en el papel de James Bond en Panorama para Matar.

Si bien 2017 fue el primer año en el que parisinos y turistas pudieron disfrutar de esta sugestiva atracción, el primero que se lanzó en tirolina desde la Torre Eiffel fue el atleta Stéphane Diagana, campeón del mundo de 400 metros vallas y de relevo 4×400. Era el año 2003 cuando el atleta galo fue elegido para hacer uno de los relevos más curiosos de la antorcha camino de su destino en Atenas para arder durante los Juegos Olímpicos de 2004. Desde el mismo piso en el que se situó la tirolina de Perrier, Diagana se convirtió en el primer descerebrado en sobrevolar el Campo de Marte… antorcha en mano.

Tirolina París

Teniendo en cuenta la repercusión mediática que ha vuelto a tener la tirolina de la Torre Eiffel durante este Roland Garros no tenemos dudas de que el año que viene volverá a estar presente para celebrar, de paso, otro título de Rafa Nadal.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.