Cuando vemos esas antiguas ciudades construidas en acantilados, casi como desafiando las leyes de la física, no podemos más que quitarnos el sombrero ante la magnífica combinación entre la inteligencia humana y la imponente naturaleza.

Fueron pensadas casi seguramente para obtener ventajas defensivas frente a posibles enemigos, o como posiciones estratégicas en función de distintos factores económicos. Hoy nos desafían -desde las pendientes abruptas donde fueron erigidas- a que conozcamos su impresionante belleza y las vistas privilegiadas que proporcionan del panorama circundante. ¿Nos acompañas en este recorrido?

1Al Hajjarah (Yemen)

Wikimedia yeowatzup

En medio de un paisaje agreste, a 3000 metros de altura, se erige esta ciudad del siglo XII en la que encontramos a los antecesores de los rascacielos. Y es que sus casas de piedras tienen hasta 8 plantas. Fue levantada por la dinastía de los Sulaihids y se transformó en una importante fortificación durante la ocupación otomana de Yemen. Hoy, desde Al Hajjarah se divisa un valle con terrazas donde se cultiva qat, una droga euforizante que consume buena parte de la población.

AnteriorSiguiente

Compartir
Si hace unos años alguien me hubiese dicho que acabaría cuidando niños en guarderías y escribiendo sobre lo humano y lo divino, me habría reído en su cara. Por aquel entonces trabajaba en televisión y fue lo único que supe hacer durante más de una década. Ahora me dedico a contar historias, viajar, leer, ver cine y series y, sobre todo, vivir. Si queréis, encontrarme, nos buscamos por los caminos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.