Ischia se encuentra en el corazón de la Costa Amalfitana, próxima a la bella y elegante Capri, quien la ha eclipsado injustamente, haciéndola desconocida durante mucho tiempo entre la mayoría de los viajeros. Sin embargo, su anonimato ya forma parte del pasado, pues este tesoro italiano se ha convertido en el destino del momento al ser elegido como lugar de vacaciones por la canciller alemana Ángela Merkel y fuente de inspiración de la escritora Elena Ferrante, quien la menciona en su saga Dos amigas, formada por cuatro novelas que están siendo todo un éxito.

Y es que esta isla de origen volcánico, bañada por las aguas del mar del Tirreno, casi abrazada por el Vesubio y resguarda por el monte Epomeo, destila un tradicional ambiente mediterráneo de lo más evocador, en el que el aroma a mar, a limón, a romero y a mirto lo dominan todo.

Un enclave de escasos 46 km cuadrados, sin apenas coches, pues sus habitantes prefieren usar la moto, salpicado de increíbles playas, caletas solitarias, termas, manantiales o fumarolas y protegido por colinas vestidas de verde. «Un paisaje que nunca olvidarás», así se lo describe Nino a Elena, los personajes de la segunda novela de Ferrante, Un mal nombre.

Un paraíso rebosante de encantos

Este diminuto paraíso, al que se llega en alíscafo desde Nápoles o Sorrento, está presidido por el castillo Aragonés, una fortaleza medieval que perfila su skyline, desde cuyas alturas tendrás el privilegio de contemplar o inmortalizar las mejores vistas a Ischia, el monte Epomeo y el mar.

También atesora otros encantos arquitectónicos como la iglesia de San Pedro, que luce una maravillosa fachada barroca, la torre de Guevara o de Miguel Ángel, un bello ejemplo del Renacimiento italiano, o el acueducto, que constituye un valioso legado de los romanos.

Fuente: Wikipedia.
Fuente: Wikipedia.

Como hemos mencionado, la isla atesora un sinfín de fumarolas, cuencas y fuentes termales, de las que ya disfrutaban los romanos antaño y que la han convertido en objeto de devoción de quienes buscan disfrutar de las bondades de estas aguas terapéuticas y el relax. Hay muchas posibilidades, siendo los más impresionantes los Jardines Termales de Poseidón, ubicados en la sugerente bahía de Citara, pues son las más grandes de la isla; y los Jardines de Afrodita Apolo, que cuentan con doce piscinas, cada una de las cuales tiene un nombre de dios griego, y una sauna en el interior de una gruta natural.

Las muchas playas que salpican la costa de Ischia ejercen de poderoso imán para los viajeros, sobre todo en la época estival. Especialmente bonitas son la playa del Inglés Spiaggia degli Inglesi-, que salpica el idílico pueblo de Sant Alejandro e ideal para disfrutar de las olas en soledad, pues no recibe demasiados visitantes; o Cartaromana, que puede presumir de tener una privilegiada ubicación, pues se enclava entre el castillo Aragonés y las rocas de Santa Anna.

Fuente: Wikipedia.
Fuente: Wikipedia.

Pero su particularidad estriba en que de sus orillas emanan aguas termales calientes, que permiten disfrutar de un baño incluso cuando el frío hace su aparición estelar. Sin olvidarnos de Citara, que salpica el municipio de Foro. Está enmarcada en un maravilloso paisaje dominado por las grandes montañas de Punta Imperatore y las rocas de los amantes.

Sant Angelo, el encanto de Ischia

Ischia está dividida en seis municipios: Isquia, Casamicciola Terme, Lacco Ameno, Forio, Serrara Fontana y Barano d’Ischia, cuya geografía incluye pueblos de lo más evocadores. Sant Angelo es, sin duda, el más encantador. Y es que en este vetusto pueblo de pescadores, al que se puede llegar en el autobús que parte del puerto de Ischia, parece que las manecillas del reloj se han detenido en tiempos pretéritos, pues conserva un ambiente italiano de lo más tradicional.

Sus calles peatonales (no se permite el acceso al tráfico rodado) están jalonadas de típicas casas y villas blancas, cubiertas de flores y enredaderas, heladerías artesanales, pequeños comercios, tiendas de regalos, bares con terrazas y restaurantes, muchos de los cuales se asoman al pintoresco puerto. Además, atesora las ruinas de un antiguo monasterio, tres parques termales y bonitas playas, bañadas de aguas con un azul de lo más sugerente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.