Cada mes de diciembre, cuando llega la Navidad, muchos son los que se acercan a visitar los belenes a lo largo y ancho del país. La mayoría de ellos solo se exponen al público durante estas fechas tan señaladas, hasta el mes de enero o febrero, sin embargo, hay algunos que pueden visitarse durante todo el año, como es el caso del gallego Belén de Baltar.

Hoy nos imbuimos de espíritu navideño para contarte la historia del Belén de Baltar en Ourense, un nacimiento que puedes descubrir en cualquier momento que te acerques a la ciudad, incluso en pleno verano.

Orígenes del Belén de Baltar

Belén de Baltar – Foto de Turismo de Ourense

La denominación de Belén de Baltar hace referencia a Arturo Baltar, el escultor gallego responsable de esta joya artesanal que se exhibe en Ourense (Galicia) durante los doce meses del año. Todo empezó en octubre de 1967, cuando la Asociación de Belenistas de la ciudad, presidida por aquel entonces por Amando Prada Castrillo, le encargó la elaboración al artista de un nacimiento tradicional. Este comenzó con el típico portal de Belén, tarea que le entusiasmó. Tanto fue así que, terminada la escena principal, siguió preparando y añadiendo nuevas figuras, hasta que, pasados los años, el belén alcanzó una dimensión considerable.

Las figuras de barro cocido, de entre 20 y 25 centímetros, creadas por Baltar, no solo recrean la típica temática religiosa que nos encontramos en los nacimientos, sino que también constituyen una representación de cómo era la vida en la provincia de Ourense hace mucho tiempo.

Niños jugando en antiguas plazas, numerosas escenas del mundo rural con agricultores dedicándose a sus tareas en el campo, el profesional de la fotografía ambulante, afiladores, alfareros, lavanderas, pastores, hilanderas y otros oficios tradicionales tienen su presencia en el Belén de Baltar. Tampoco faltan las muestras de arquitectura religiosa y civil, como capillas, castros, bodegas, molinos, cruceiros, palomares, muros, petos de ánimas y puentes, entre otros. Todo ello contribuye a que el Belén de Baltar constituya una combinación de temáticas etnográficas, sociales y religiosas que lo convierten en algo único.

Belén de Baltar

Belén de Baltar- Foto de Turismo de Galicia

Pero hasta llegar a exhibirse tal y como lo podemos contemplar en la actualidad, en un espacio exclusivamente preparado para él, el Belén de Baltar se mostró al público en varios puntos de la ciudad a medida que su tamaño iba creciendo y que el número de visitantes se incrementaba.

El primer belén, formado solo por el tradicional portal con las figuras de José, María y el niño, los Reyes Magos, un ángel y las típicas figuras de la mula y el buey, se expuso en los soportales del ayuntamiento de Ourense. Ya en 1969, el escenario elegido para su exposición fue el claustro románico del Museo Arqueológico de la ciudad y, durante la década de los setenta del siglo XX, se exhibió al lado del Pórtico del Paraíso de la catedral de Ourense.

Espacio Expositivo Arturo Baltar

Plaza de San Cosme
Fuente: Wikimedia/Luis Miguel Bugallo Sánchez (Lmbuga) CC BY-SA 4.0

En 1980, el belén ya había alcanzado tal tamaño, que se tomó la decisión de habilitar algún espacio exclusivo para exponerlo como se merecía durante la Navidad. El lugar elegido fue la renacentista capilla de San Cosme y San Damián, situada en la coqueta plaza de los Santos San Cosme y Damián, en pleno centro histórico. De hecho, donde ahora está la plaza, en la Edad Media se situaba una de las puertas de entrada a la ciudad, conocida como Fonte Arcada. Fue en el siglo XVI cuando Juan de Lares, un maestro cirujano, ordenó construir la capilla en honor de los dos santos que son patrones de los médicos.

La exposición del Belén de Baltar en su nueva ubicación fue todo un éxito y su popularidad continuó en aumento Navidad tras Navidad. De esta forma se expuso durante dos décadas, pero entonces se tomó la decisión de remodelar todo el conjunto formado por la hermosa capilla de San Cosme y San Damián y su edificio anexo. La finalidad era albergar el belén y exponer también otras obras destacadas de Arturo Baltar.

Debido al estado en el que se encontraba el nuevo espacio que se pretendía utilizar, hubo que proceder a su rehabilitación en el año 2010. Una vez finalidaza esta, se colocó el belén, junto con los retablos y otras esculturas del autor, murales de Xaime Quessada y frisos de Virxilio.

El Espacio Expositivo Arturo Baltar se inauguró el 23 de diciembre del 2010 y el resultado fue magnífico. Como consecuencia, se tomó la decisión de abrirlo al público durante todo el año y no solo en época navideña. Esta nueva exposición permanente en Ourense terminó convirtiéndose en una de las visitas turísticas imprescindibles en la ciudad, sobre todo, para aquellos que viajan con niños. El Belén de Baltar puede visitarse de lunes a viernes entre las 11:00 y las 14:00 horas. La entrada es libre y gratuita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.