La Inteligencia Artificial transforma la experiencia del viajero

/

La era de los mapas ha dado paso a una nueva época en la que la Inteligencia Artificial (IA) se está convirtiendo en la auténtica brújula del viajero. Desde la planificación del viaje hasta la vuelta a casa, la IA está transformando la experiencia del viajero de una forma radical, haciendo que todo el proceso sea más personalizado, eficiente y satisfactorio.

No hay, prácticamente, ninguna parte del viaje que no pueda verse influenciada por la Inteligencia Artificial. Elección del destino, reserva del billete de vuelo, transporte en la ciudad de destino, locales de hostelería donde comer…  Y es que, tal y como señalan los expertos de CESAE Business & Tourism School, la IA desempeñará un papel fundamental a la hora de ofrecer una experiencia de viaje mejorada.

“Tenemos y debemos usar la inteligencia artificial en las fases previas, en el transcurso del viaje y posteriormente para mejorar y maximizar la experiencia del usuario”, señala Alberto Peris, director y socio fundador de la escuela de negocios especializada en turismo.

Planificación de viajes personalizados

viajar

Gracias a que los algoritmos de IA analizan enormes cantidades de datos sobre los viajeros, incluyendo búsquedas anteriores, reservas de hotel y vuelos, valoraciones… tanto las agencias de viajes en línea como los propios buscadores, o aplicaciones específicas pueden recomendar opciones perfectamente adaptadas a las preferencias y presupuesto de cada usuario.

Esto supone un paso más allá de las tradicionales guías turísticas. En este apartado en concreto, destaca el uso de chatbots inteligentes como «Carmen» de Iberia o «Amanda» de Amadeus, capaces de conversar, adaptarse a las necesidades de cada usuario y resolver sus dudas en tiempo real. Amadeus, por ejemplo, utiliza su chatbot como asistente virtual para las agencias de viajes.

Por su parte, plataformas como KAYAK ya utilizan la IA para estudiar dónde y cuándo viaja la gente, y sugerir destinos y fechas con precios especialmente económicos. De esta forma, encontrar promociones y escapadas a medida nunca había sido tan sencillo.

Unas recomendaciones a la carta que también se pueden encontrar en el mismo punto de destino. De hecho, la IA ayuda a descubrir restaurantes, actividades y lugares de interés que se ajustan a los gustos de cada viajero. Plataformas como TripAdvisor o Google Maps ya utilizan estos algoritmos para ofrecernos sugerencias personalizadas, basadas en nuestras experiencias previas y las de otros viajeros con perfiles similares.

Para Alberto Peris, «algoritmos avanzados analizan todo tipo de datos (demográficos, preferencias en el viaje, historiales de reservas…), con el fin de crear experiencias únicas e individualizadas y proporcionar recomendaciones personalizadas según los intereses y preferencias de cada turista, siendo esta una de las principales ventajas de la inteligencia artificial aplicada al turismo y a la gestión hotelera”.

Otra de las formas en las que la IA está impactando positivamente a los viajeros es en la comunicación al romper las barreras del idioma. Traductores instantáneos como Google Translate permiten una comunicación fluida con personas de todo el mundo, facilitando la interacción con los lugareños y enriqueciendo la experiencia del viaje mucho más enriquecedora.

Mejora de la eficiencia y automatización

hotel

Además de lo anterior, la IA también nos trae nuevas oportunidades y posibilidades relacionadas con la eficiencia operativa y la automatización, especialmente de tareas repetitivas o la optimización de procesos, en industrias como la hotelera o la de la hostelería.

En los alojamientos turísticos, por ejemplo, cada vez son más las compañías que incorporan sistemas de domótica para que los huéspedes puedan controlar la temperatura, iluminación, entretenimiento y demás desde sus propios dispositivos móviles.

Incluso en la recepción, ya hay empresas que están implantando los check-in automatizados mediante tótems dotados de visión artificial. Y no tardaremos en ver de forma generalizada robots que asisten al personal en tareas como la limpieza de habitaciones o el servicio de comidas y bebidas.

Optimización de recursos energéticos

Además, los sistemas basados en IA pueden optimizar el uso de recursos como la energía y el agua, reduciendo costes y mejorando la sostenibilidad. “La inteligencia artificial generativa, especialmente cuando se combina con la robótica, también se puede utilizar para hacer que los sistemas automatizados se encarguen de las tareas rutinarias, como la limpieza y el mantenimiento de las habitaciones, lo que libera al personal para que se concentre en tareas más importante como ofrecer el mejor servicio posible a los huéspedes”, apuntan los expertos de CESAE Business & Tourism School.

Los constantes avances en Inteligencia Artificial están mejorando cada aspecto del viaje en la industria del turismo. Desde la elección del destino hasta el transporte y alojamiento, la IA tiene la capacidad de brindar experiencias hiperpersonalizadas, únicas e inmersivas. Algo que abre las puertas a un futuro lleno de posibilidades en el que viajar se convertirá en una aventura aún más enriquecedora. El reto está en encontrar un equilibrio entre la eficiencia y la personalización que ofrece la IA y el lado humano del viaje. La tecnología debe estar al servicio del viajero, no al contrario.

Redacción

Algún día me gustaría viajar a la luna, mientras tanto disfruto conociendo todos los rincones de nuestro planeta.