No es neón todo lo que reluce en Las Vegas. Se vende al mundo como “la capital mundial del ocio”, sin embargo, no todo es ocio en esta ciudad de algo más de 650.000 habitantes que se levantan, trabajan, comen y duermen como todo hijo de vecino. Existe una Ciudad de Las Vegas alternativa que a menudo se olvida en las grandes guías de viajes, pero que es igual de interesante o más que la oficial.

De hecho, Las Vegas es underground en sentido literal. Desde hace décadas, existe una ciudad subterránea donde habitan aquellos apartados del sistema, la cara oculta del glamour y el derroche. Pero no es ahí hacia donde nos dirigiremos en las siguientes líneas; dentro de Las Vegas próspera que todo el mundo conoce, hay sitio de sobra para un buen número de lugares y planes diferentes.

Edificio LRCBH, diseñado por Frank Gehry y situado en Downtown Las Vegas. Fuente: Unsplash

Sin City es una de esas ciudades que nunca duerme, y eso da para mucho. Está en top de destinos turísticos del mundo y es conocida principalmente por todo lo relacionado con el casino, las noches de juerga sin fin y las bodas de novios disfrazados de Elvis Presley y Marilyn Monroe. Sin embargo, más allá de los salones de juego y los grandes espectáculos en los locales de The Strip o de las luces cegadoras de Fremont Street, hay todo un mundo de pequeñas grandes sorpresas.

Arte y vida en Las Vegas 

La vida artística de la ciudad se concentra en Downtown Las Vegas, donde se encuentra el conocido como Downtown Arts District o 18b, que reúne infinidad de galerías y eventos culturales a lo largo del año. Cada primer viernes del mes, se celebra el First Friday, que saca el arte a la calle con mercadillos, actuaciones musicales y puestos de comida. El jueves anterior, el Preview Thursday, se suele aprovechar para inaugurar nuevas exposiciones en las galerías de la zona.

En Downtown, en el llamado Symphony Park, se encuentra el Smith Center for the Performing Arts, un centro que acoge dos teatros y otros lugares para las artes vivas, y donde actúan la compañía de ballet de Nevada o la filarmónica de Las Vegas. Es un proyecto desarrollado por el arquitecto David M. Schwarz que se inauguró en 2012, hasta entonces, pese al tamaño de la ciudad, no había ningún centro cultural de este tipo. Eso sí, hay que tener en cuenta que Las Vegas es una ciudad muy joven, construida tal y como es ahora a principios del siglo XX.

No existe en Las Vegas una larga tradición de arte “formal”, pero si hablamos de museos únicos y peculiares, no hay otro lugar como Las Vegas. Desde los salones de la fama de las máquinas de pinball (Pinball Hall of Fame) y del burlesque (Burlesque Hall of Fame), hasta el Mob Museum -museo de la mafia- o el Atomic Testing Museum, dedicado a la historia de los ensayos nucleares en EE. UU.

Uno de los museos de Las Vegas más recomendables es el Neon Museum o Neon Boneyard. Hasta hace poco, era una especie de “cementerio” de señales de neón que ya no funcionaban y que la compañía YESCO, que los creaba, fue amontonando en un descampado. Desde 2012, es un museo donde se conservan algunos de los carteles más icónicos de la era dorada de Las Vegas.

Parte de la instalación Seven Magic Mountains. Fuente: Unsplash

Además de en las galerías o museos, en Las Vegas, como no podía ser de otra manera, la vida artística y bohemia se manifiesta en muchos otros espacios, por ejemplo, las casas particulares de coleccionistas de todo tipo de objetos. Una de ellas es la Lonnie Hammargren’s House, que contiene todo tipo de memorabilia sobre la historia de Nevada.

También encontramos exhibiciones al aire libre, como la del artista suizo Ugo Rondinone. Inaugurada en 2016, la instalación Seven Magic Mountains se encuentra en pleno desierto de Mojave; iba a durar dos años, pero su éxito ha hecho que se extienda hasta finales de 2021.

En una tienda cualquiera, en este caso una de bolsos de lujo, encontramos otra instalación curiosa, la del artista americano James Turrell, donde el visitante se sumerge en una explosión de luz y color. Turrell es muy famoso gracias a que su obra sirvió como fondo para uno de los vídeos del popular rapero Drake. La marca Louis Vuitton instaló una de sus creaciones, Akhob, en la parte de arriba de su City Center Store, y es que en Las Vegas no vale un simple escaparate.

Descubre Las Vegas

Por increíble que parezca, los amantes de la naturaleza también pueden hacer de Las Vegas un destino interesante. Dentro de la propia ciudad es posible hacer un recorrido digno del mejor documental de National Geographic; los resorts de casino son tan inmensos, que incluso tienen espacio para albergar reservas de todo tipo de especies animales.

En el hotel Mirage se puede visitar el Dolphin Habitat y nadar con delfines, y en el Flamingo Hotel se encuentra la Flamingo Island, un enorme jardín tropical plagado de docenas de flamencos chilenos. Además, a pocos minutos de la ciudad, en Henderson, se puede visitar el Lion Habitat Ranch, un santuario para leones que está operativo desde 1989. También cerca, a unos 25 kilómetros de Las Vegas, en la parte trasera de una fábrica de chocolate (esto solo puede pasar en Las Vegas), encontramos el Ethel M Botanical Cactus Garden, un enorme jardín botánico de cactus de diferentes especies cuya visita es gratuita.

Red Rock Canyon National Conservation Area. Fuente: Unsplash

Las Vegas está dentro del desierto de Mojave, y no excesivamente lejos del Valle de la Muerte. Se puede pasar de las fuentes del Bellagio a la aridez del desierto en apenas unos minutos, donde destaca la piedra rojiza del parque nacional Red Rock Canyon.

Si bien en la actualidad es el turismo en las ciudades de Las Vegas y Reno el que da mayor sustento a la economía de Nevada, en el pasado lo fue la plata -no en vano se conoce como “el estado de la plata”- y también del oro. Hoy en día, sigue siendo el mayor productor de oro de EE. UU., aunque los métodos de extracción han cambiado. Aquel modo de vida del Lejano Oeste se puede rememorar con los tours a las antiguas ciudades mineras de Eldorado Canyon, donde se encuentran minas como la de Techatticup, la más antigua, y poblados fantasmas.

Como en aquella época, no hace falta rascar mucho en Las Vegas para encontrar oro, pues existen auténticas joyas, vayas por donde vayas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.