Las ciudades históricas mejor conservadas del mundo

/

Caminar por sus calles es viajar en el tiempo, lo que convierte a estos destinos en lugares tan increíbles como atractivos. Con la historia que acarrean a sus espaldas, la importancia de su patrimonio y su estado de conservación, los centros históricos que hoy nos ocupan han sido catalogados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y bien merecen formar parte de nuestra lista de viajes.

Sin contar las localidades más conocidas y turísticas, hoy os proponemos diez de las ciudades históricas mejor conservadas del mundo para que no olvidéis tenerlas en cuenta si queréis emprender un hermoso viaje al pasado.

Samarcanda

Samarcanda
Fuente: Pixabay

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 2001, la antigua ciudad de Samarcanda fue fundada en el siglo VII a. C. Su nombre evoca exotismo, inevitable si tenemos en cuenta que se encontraba en la antigua Ruta de la Seda. En esta ciudad de Uzbekistán encontrarás los conjuntos arquitectónicos de Shah i-Zinda y Gur i-Emir, las tres grandes madrazas del Registán, el observatorio de Ulugh-Beg y la mezquita Bibi-Khanum, entre otros puntos de interés.

Pingyao

Pingyao (China)
Fuente: Flickr/Kan Wu (CC BY 2.0)

La ciudad han tradicional mejor conservada es Pingyao, en la provincia china de Shanxi. Fue fundada en el siglo XIV, y llegó a ser el núcleo financiero del país. El trazado que conserva en sus calles pertenece a las dinastías Ming y Qing, y todavía permanecen en pie las espectaculares murallas, de seis kilómetros de longitud, con seis puertas y 72 torres de vigilancia que rodean su casco antiguo. Todo ello contribuyó a que, en 1997, fuera declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Bujará

Bujará
Fuente: Wikimedia/By Euyasik CC BY-SA 3.0

Con más de 2.000 años de antigüedad, y también en Uzbekistán, la ciudad de Bujará (Bukhara) es una de las mejor conservadas en Asia Central. Al igual que Samarcanda, formaba parte de la antigua Ruta de la Seda, y en ella, se encuentran monumentos como el mausoleo de Ismail Samani del siglo X, así como sus impresionantes madrazas, bazares, la fortaleza Ark y el complejo Poi Kalon. Su catalogación como Patrimonio de la Humanidad se produjo en 1993.

Urbino

Urbino
Fuente: Wikimedia/By Luca Boldrini CC BY 2.0

Además de Florencia y Verona, Italia cuenta con ciudades históricas bien conservadas que merecen siempre una o más visitas. Urbino, en la región de las Marcas, es una de ellas. Esta pequeña localidad amurallada mantiene su encanto renacentista, con monumentos como el antiguo monasterio de Santa Clara, el mausoleo de los Duques en la iglesia de San Bernardino y el Palacio Ducal, entre otros.

Esta ciudad, cuyo máximo esplendor se produjo en el siglo XV, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1998.

Český Krumlov

República Checa
Fuente: Pixabay

En la República Checa, alrededor de un majestuoso castillo del siglo XIII, creció la ciudad medieval de Český Krumlov, junto al río Moldava. Su patrimonio arquitectónico gótico, renacentista y barroco posee monumentos como la Columna de la Peste y Puerta de Budejovice, además de barrios como el de Latrán, en los que te sentirás transportado en el tiempo. La ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1992.

Nessebar

Nessebar
Fuente: Wikimedia/Andrei Dan Suciu CC BY 3.0

La ciudad de Nessebar, en Bulgaria, se construyó en una península del mar Negro donde se encuentran restos arqueológicos del período helenístico. De la Edad Media han llegado hasta nosotros la fortaleza y la basílica de Stara Mitropolia, además de ser una de las ciudades con más cantidad de iglesias del mundo. De igual modo, se conservan las casas típicas de madera del siglo XIX, formando un conjunto en el que las distintas épocas históricas han dejado una huella imborrable.

La antigua ciudad de Nessebar fue catalogada como Patrimonio de la Humanidad en el año 1983.

Carcasona

Carcasona
Fuente: Wikimedia/By Jean-Pol GRANDMONT CC BY 3.0

En el sur de Francia, la ciudad histórica de Carcasona (Carcassonne) mantiene su impresionante aspecto medieval con el sistema defensivo que rodea su castillo, la catedral gótica y su centro urbano. En el impresionante conjunto también se pueden visitar puntos como el Museo de las Bellas Artes de Carcasona, el Museo de la Escuela de la Ciudad de Carcasona y los teatros Jean-DesChamps y Jean-Alary.

La Unesco catalogó como Patrimonio de la Humanidad a la ciudad fortificada histórica de Carcasona en 1997.

La Valeta

Malta
Fuente: Pixabay

En solo 55 hectáreas, La Valeta, capital de la República de Malta, atesora 320 monumentos, lo que la convierte en uno de los cascos históricos con mayor densidad del mundo. Estuvo bajo los dominios de fenicios, griegos, cartagineses, romanos, bizantinos y árabes, pero la primera piedra de la ciudad la colocó el Gran Maestro de la Orden de los Caballeros de Malta: Jean Parisot de la Valette. Todo ello convierte a este lugar, Patrimonio de la Humanidad desde 1980, en un destino imprescindible si visitas la isla.

Tallin

Tallinn
Fuente: Pixabay

La capital de Estonia, Tallin, comenzó su historia en el siglo XIII, cuando los cruzados construyeron su castillo. A su alrededor, la ciudad comenzó a crecer y, a pesar de haber sufrido guerras e incendios, todavía se conserva en muy buen estado su casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997.

Banská Štiavnica

Banská_Štiavnica
Fuente: Wikimedia/By Rudo Mlich CC BY-SA 4.0

La ciudad de Banská Štiavnica, en Eslovaquia, tuvo sus orígenes en un antiguo centro minero en la época medieval, y fue creciendo hasta convertirse en una ciudad con palacios renacentistas, mansiones e iglesias del siglo XVI. Sus castillos convertidos en museos, la plaza de la Trinidad, las antiguas minas, los lagos artificiales y los sesenta embalses, construidos entre los siglos XV y XVIII para suministrar energía a la industria minera, la convierten en un lugar único para conocer la antigua ciudad y el patrimonio industrial de esta región eslovaca.

Todo el conjunto fue catalogado como Patrimonio de la Humanidad en el año 1993.

Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.