Las ciudades turísticas más sobrevaloradas

Partamos de la premisa de que todo lugar encierra rincones que vale la pena conocer. Cada sitio siempre tiene algo que merece la pena si sabemos buscarlo. Como consecuencia, hay destinos que atesoran tal cantidad de maravillas que desearemos volver a ellos, porque seguramente no hemos podido descubrirlas todas, y otros que decepcionan porque no colman las expectativas que, de una u otra forma, han generado.

Teniendo en cuenta los comentarios y opiniones de los viajeros en los distintos foros y webs especializadas, y sin olvidar que en cuestión de gustos todo es subjetivo, hoy repasamos seis de las ciudades turísticas más sobrevaloradas.

Los Ángeles

Los Ángeles
Fuente: Pixabay

Los Ángeles (Estados Unidos) es el mejor ejemplo de cómo puede decepcionar la influencia del imaginario colectivo a la hora de ir a conocer un lugar. Los viajeros consideran que esta es una de las ciudades turísticas más decepcionantes, a pesar de contar con diversos puntos de interés. Pero es que resulta inevitable si tenemos en cuenta que viajan esperando encontrar el glamour de Hollywood y, si hay suerte, cruzarse con alguna estrella de carne y hueso.

La realidad que descubren es una urbe poco cuidada, con zonas peligrosas, mal transporte público en un sitio en el que es imprescindible desplazarse en vehículo y un desilusionante Paseo de la Fama (Walk of Fame), saturado de gente y repleto de tiendas de recuerdos.

Ginebra

Ginebra
Fuente: Pixabay

Una de las ciudades más caras de Europa termina decepcionando a los viajeros que se acercan a visitarla: Ginebra (Suiza). Confiesan que lo más famoso es la fuente en medio del lago Leman, que aunque hermoso es el principal atractivo turístico de la ciudad, ya que cuenta con pocos puntos de interés. No obstante, todos se muestran de acuerdo en que es un destino tranquilo para pasear y relajarse.

Las Vegas

Las Vegas
Fuente: Pixabay

Las Vegas (Estados Unidos) es una de esas ciudades en las que el principal foco de interés son los centros comerciales, los casinos, los espectáculos y las salas de juegos, por lo que también termina decepcionando a muchos viajeros, que esperan encontrar algo más. Lo que no decepciona a nadie es la Red Rock Canyon National Conservation Area y el majestuoso Gran Cañón del Colorado, que recomiendan conocer sin duda alguna.

Dubái

Dubái
Fuente: Pixabay

Dubái es una ciudad artificial en la que uno de los mayores atractivos es visitar los centros comerciales y de ocio, o así es como la definen muchos de los viajeros. Comentan que es cara y carece de ningún punto de interés histórico o museos que merezcan la pena, por lo que consideran que está sobrevalorada. No obstante, aquellos que adoran el lujo y las compras, además de las construcciones más futuristas, sí se muestran encantados con la experiencia de conocer la ciudad. Sin duda, este es uno de esos destinos que se ama o se odia.

Avignon

Palacio de las Papas (Avignon)
Fuente: Pixabay

Puede parecer sorprendente que una ciudad de la Provenza (Francia) decepcione a los viajeros. Pero Avignon, a pesar de contar con el conjunto histórico artístico del Palacio Papal (Palais des Papes), no alcanza las expectativas que muchos albergan cuando van a visitarla. Indican que el exterior del Palacio de los Papas, que es su principal punto de interés, resulta impresionante, pero que el estado en el que se encuentra el interior provoca la sensación opuesta. En definitiva, muchos esperan que esta ciudad albergue mucho más de lo que ofrece y consideran que está sobrevalorada.

Bran

Castillo de Bran
Fuente: Pixabay

En esta ocasión, no es solo el cine el que dispara la imaginación para visitar un sitio que, a muchos, termina por defraudar. La literatura también tiene mucho que ver, tanto en las localidades más grandes como en las más pequeñas. En Bran, en Transilvania, su famoso castillo, conocido como el castillo de Drácula, constituye la atracción más importante de la zona, y los viajeros coinciden en su mayoría en afirmar que está por completo sobrevalorado. Comentan que todo resulta ficticio, construido a diseño y medida de un producto típico para turistas: una aldea artificial antes de llegar y numerosas casetas con souvenirs antes de encontrarse en un edificio que no logra alcanzar ninguna de las expectativas creadas.

No obstante, además de estos casos, hay que tener en cuenta que la catalogación de ciudades o destinos como sobrevalorados por parte de los turistas, no siempre viene motivada por su falta de belleza o por la carencia de sitios de interés, sino por encontrarse completamente masificados, por lo que son las sensaciones que provoca un lugar que ni siquiera se puede apreciar las que provocan el rechazo. Una de las muchas consecuencias de lo que se ha dado en llamar el «síndrome Venecia».

Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.