Las hogueras de San Juan también se celebran en el interior de España

//

Las hogueras de San Juan son una de las grandes festividades del año, una celebración que hunde sus raíces en ancestrales ritos paganos vinculados al culto al Sol y a los ciclos agrícolas que más tarde encuentran acomodo en las tradiciones cristianas asociándose al nacimiento de San Juan, el Bautista de Cristo. No es casualidad que Cristo “naciera” con el solsticio de invierno, como Apolo, y el Bautista hiciera lo propio con el solsticio de verano: simetría mágica tan del gusto de las religiones y la mitología.  

Pero, aunque comúnmente asociamos esta festividad a una hoguera en una playa, existen otras “hogueras” muy diferentes en el interior de nuestro país. Es el caso del Paso del Fuego y la Fiesta de las Móndidas, dos eventos que marcan la entrada del verano en la localidad soriana de San Pedro Manrique y cuyo misterioso origen e interpretación suponen un fascinante reto histórico y antropológico. 

La hoguera de San Juan en San Pedro Manrique es una brasa 

Paso del Fuego - Fuente: Diputación de Soria / Soria ni te la imaginas
Paso del Fuego – Fuente: Diputación de Soria / Soria ni te la imaginas

Hombres (y, desde hace años, también mujeres) circunspectos e indolentes que atraviesan un lecho de brasa ardiente con paso firme y seguro mientras portan sobre sus hombros a otra persona. Un desfile de mujeres con curiosos cestaños y arbujuelos que ataviadas con un sensacional vestido desfilan por el pueblo acompañadas de una comitiva. Dos espectáculos únicos en las hogueras de San Juan españolas. Pero ¿cómo transcurre este evento tan singular que se celebra entre la noche del 23 y la mañana del 24 de junio? 

El Paso del Fuego 

Paso del Fuego - Fuente: Diputación de Soria / Soria ni te la imaginas
Paso del Fuego – Fuente: Diputación de Soria / Soria ni te la imaginas

La primera parte de la celebración tiene lugar en un recinto especial habilitado junto a la ermita de la Virgen de la Peña, al norte del pueblo. Se trata de una suerte de auditorio de piedra con un “escenario” central rectangular y un graderío a su alrededor.  

Desde unas horas antes de que lleguen los protagonistas y los asistentes, varias personas preparan en torno a 1.000 kilos de roble de mediano grosor que se convierten en brasa creando la “alfombra encendida” por la que tendrán que atravesar la decena de valientes que esa noche retan al fuego.  

Los denominados celadores del fuego usan un palo llamado “horguinero” que atiza la lumbre. Es fundamental que la superficie se encuentre lisa y uniforme para evitar daños innecesarios en los participantes. Cuentan que, en alguna ocasión, algún desaprensivo lanzó monedas a la brasa quemando los pies de los participantes. Eso es lo que deben evitar los celadores del fuego

Una vez que llegan los espectadores, las autoridades y la banda de música, aparecen las móndidas, personajes centrales de la celebración. Tradicionalmente eran mujeres jóvenes y solteras. En algunos casos, son ellas las que son sostenidas a hombros por los sampedranos que cruzan la brasa en primer lugar. Aunque puede tener su simbología, es un método práctico que usan para sufrir menos: el peso excesivo provoca, al parecer, un paso más firme, seguro y plano lo que mitigaría el dolor al detener unos segundos la combustión

Tras cruzar la brasa, los pasadores son agasajados por las móndidas y otros espectadores recibiendo viandas de sus cesteños, además de zurracapote, una bebida que algunos también han tomado antes de cruzar la brasa y que es una mezcla vino tinto o clarete con zumos de frutas, azúcar y canela. 

Las Móndidas 

Las Móndidas - Fuente: Wikipedia
Las Móndidas – Fuente: Wikipedia

Al día siguiente, la fiesta de San Pedro Manrique se completa con las Móndidas en la que las mujeres son las protagonistas. Una comitiva encabezada por ellas acude a la ermita del Humilladero, al este del pueblo.  

Van vestidas con un traje blanco y un mantón de manila decorado con broches, cadenas y lazos. Pero lo más llamativo y singular de su atuendo es el cesteño decorado de forma extraña incluyendo el arbujuelo —ramas de árbol recubiertas de pan coloreado con azafrán—, roscón y panecillos, además de piedras para darle estabilidad. 

Tras el desfile, llega el turno de la Caballada, unas carreras en el espacio comprendido entre la plaza del Mercado y la entrada de la ermita. La fiesta termina con la entrega del primer arbujuelo al sacerdote por parte de la móndida principal. 

¿Un origen ancestral para el Paso del Fuego y las Móndidas?

Ermita de la Virgen de la Peña y el recinto del Paso del Fuego - Fuente: Wikipedia
Ermita de la Virgen de la Peña y el recinto del Paso del Fuego – Fuente: Wikipedia

El brillante antropólogo zamorano Luis Díaz Viana, catedrático emérito e investigador del CSIC realizó en 1981 un interesante estudio sobre los posibles orígenes e interpretaciones de los ritos de San Juan en San Pedro Manrique que seguimos a continuación. 

Citando la obra de Julio Caro Barojo Mitos y ritos equívocos publicado en 1972, Díaz Viana sostiene que es poco probable que la explicación popular sobre el origen de la celebración sampedrana sea verídica a nivel histórico. Según esta, en origen, las móndidas representarían el final del tributo de las vírgenes al emir de Córdoba tras la victoria cristiana en Clavijo

Teniendo en cuenta que esta batalla está puesta en duda, Díaz Viana considera que el origen de la celebración sería precristiano, incluso prerromano, vinculándose a tradiciones celtíberas que, más tarde, asumen influencias grecorromanas, cristianos y, más actualmente, alteraciones contemporáneas, como la inclusión de música moderna durante la celebración del ritual. 

Para Díaz Viana parece verosímil que el Paso del Fuego provenga de una ancestral conexión del simbolismo mágico entre el sol y el fuego haciendo referencia al solsticio de verano y las fiestas vinculadas a los ciclos agrícolas, siendo, a nivel metafórico, como una entrega de una porción de la luz del sol al ser humano en esta fecha del año. 

En este sentido, para Díaz Viana, tanto el Paso del Fuego como la Fiesta de las Móndidas “forman parte de un mismo ritual: el sol es el gran Dios; no olvidemos que todavía hoy la ceremonia del Paso del Fuego se hace mirando hacia el sol poniente. Los ritos en la fecha solsticial persiguen, sin duda, la fecundidad de la tierra, la respuesta de esta ante la potencia solar”. 

Museo del Paso del Fuego - Fuente: Wikipedia
Museo del Paso del Fuego en San Pedro Manrique – Fuente: Wikipedia

En este sentido, el fuego sería un elemento purificador, un medio para lograr la inmortalidad, un instrumento de “iniciación” para los seres humanos “corrientes” alejados de la divinidad. Y para contextualizar esta simbología, Díaz Viana cita el bonito episodio mitológico de Metanira y la diosa griega de la agricultura Deméter por la cual la primera cedía a la segunda la formación de su hijo.  

Este crece como un dios sin alimentarse de pan ni leche. Pero cuando Metanira descubre que Deméter coloca a su hijo sobres unas brasas, espantada, lo arrebata de las manos de su divina nodriza… privándole, sin querer, del privilegio de la inmortalidad.  

Se desconoce hasta qué punto el Paso del Fuego de San Pedro Manrique se podría vincular con estas tradiciones y mitos ancestrales, pero no cabe duda de que se trata de una de las celebraciones de solsticio de verano más sugerentes y misteriosas en España. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.