Es una de las costumbres españolas más internacionales: el noble arte de tapear se ha exportado a numerosos países del mundo y no es extraño pasear por una calle a miles de kilómetros de distancia de nuestro país y leer un cartel que pone «tapas». Ahora bien, a nuestros discípulos internacionales todavía les queda un largo camino por recorrer para alcanzar el grado de innovación, sabor y calidad de nuestras tapas. Solo hay que pasearse por alguna de estas ocho ciudades para comprobar que el tapeo en España sigue siendo un ritual inimitable.

1Jaén

Hubo un tiempo no tan lejano en el que para alguno de nosotros lo de entrar en un bar y que te pusieran una tapa gratis con la consumición era como ciencia-ficción. La primera vez que yo disfrute de esta bendición gastronómica fue en Jaén, una de las inapelables capitales españolas del tapeo. «¿Qué tomas con la caña? Tenemos esto, lo otro y lo de más allá». Pensé que era obligatorio comer así que pedí algo. Cuando me dispuse a pagar, supuse que me habían cobrado de menos: «cóbrame también la comida». Y la camarera me miró como si fuera sueco o algo peor. Por supuesto, me tomé un par de cañas más.

Cuando entras en la provincia de Jaén, el olor de la aceituna es inconfundible. Y es que el aceite de oliva es la principal materia primera de la gastronomía jienense y, por supuesto, está más que presente en los taperos de los bares de la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.