La mejor forma de conocer la esencia de un destino es paseándolo, dejando que nuestro instinto viajero nos guíe de una calle a otra y así descubrir rincones con encanto y lugares insospechados. Una forma genuina de adentrarse en el alma y la realidad de una ciudad, en su latir y bullir diario y, también, en el modo de vivir de sus habitantes. Sin embargo, este propósito a menudo se ve empañado por el trajín de coches que circulan por su callejero, el cual nos hace estar más pendientes de nuestra propia seguridad que de lo que nos rodea, desluciendo sobremanera nuestro viaje. Por suerte, hay ciudades creadas a medida para los transeúntes, en tanto que disponen de un entramado urbano con abundantes zonas peatonales. ¿Cuáles son?

1Vitoria-Gasteiz

Con el 19.11 % o, lo que es lo mismo, 70 kilómetros de calles peatonales, Vitoria  facilita sobremanera la movilidad de lugareños y foráneos. Una apuesta que la hizo valedora del Premio Ciudad que Camina en 2013. Cálzate unos zapatos cómodos y descubre a pie su casco histórico medieval, jalonado por la bonita catedral gótica de Santa María y bellas construcciones del siglo XV, como los palacios renacentistas de Bendaña y Escoriaza-Esquivel. Y, por supuesto, no te vayas sin saborear sus tradicionales ‘pintxos’.

AnteriorSiguiente
Compartir
Historiadora y redactora zamorana. Comencé a escribir por casualidad hace siete años y hoy, quién me lo iba a decir, se ha convertido en una de mis grandes pasiones. Esto me ha enseñado que lo importante no es recorrer el camino, sino disfrutar de lo que la vida te brinda en el trayecto.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.