Los castillos más impresionantes de España

¿Vosotros también lo notáis? Es una especie de furor que se ha desatado en relación a las construcciones de origen medieval, sobre todo castillos y edificaciones defensivas. Todo lo que tenga almenas, mola. La culpa, claro, la tiene Juego de Tronos, esa serie que ha hipnotizado a millones de personas en todo el mundo.  

La moda también ha llegado a España gracias a que nuestro país, como otros enclaves europeos, ha sido escenario de algunas localizaciones de la serie de HBO. Las instituciones turísticas han recogido el guante conscientes del empuje del screentourism el turismo estimulado por el cine— y promocionan más que nunca sus monumentos asociados al séptimo arte. Aquí va nuestra aportación a la causa: una selección de los castillos más espectaculares de España. 

Castillo de los Templarios (Ponferrada, León)  

Castillo de Ponferrada
Fuente: Flickr/Gabriel Fdez. (CC BY 2.0)

En un día ventoso y en el que amenaza tormenta, creemos haber visto a un templario escrutarnos desde la torre. Y es que el Castillo de Ponferrada es uno de los más evocadores de la Península. Las leyendas asociadas a los templarios en buena parte de Europa dan lustre a esta construcción que tiene su origen en el siglo XII. La irregularidad de su planta y el hecho de haber sufrido diversas modificaciones a lo largo de su historia contribuyen a este halo mágico que rodea al castillo. 

Como buena parte de los edificios de estas características vivió una profunda decadencia a lo largo del siglo XIX hasta que, por fin, fue declarado Monumento Nacional. Hoy es uno de los principales atractivos de una de las poblaciones más bonitas de León.  

Castillo de La Mota (Medina del Campo, Valladolid) 

Castillo de La Mota

En una tierra denominada Castilla tienen que abundar los castillos, ¿no? Estas edificaciones militares que tuvieron una importancia crucial en la Edad Media mientras cristianos y musulmanes luchaban por el control del territorio peninsular, siguen siendo a día de hoy uno de los símbolos de esta tierra. Y entre los más destacados no podemos obviar el Castillo de La Mota, uno de los que cuenta con una arquitectura más armónica en todo el territorio nacional. 

Iniciado a mediados del siglo XV, fue culminado en tiempos de los Reyes Católicos. La forma trapezoidal de su planta y la doble muralla de gruesos muros, además del foso, le otorgan esta apariencia imponente que todavía mantiene. 

Castillo de Olite (Navarra) 

Castillo de Olite

Señalado como la primera maravilla de la Edad Media por la Revista Medieval en 2008, el Castillo de Olite es algo más que otra construcción militar en la Península Ibérica. De hecho, su denominación precisa es Palacio de Olite, aunque muchos todavía se refieran a él como castillo. Y es que, en origen, en esta construcción primaron más los aspectos residenciales y cortesanos que los puramente defensivos siendo una de las sedes de la corte del Reino de Navarra a partir del reinado de Carlos III ‘El Noble’.  

Su encanto reside, como sucede en otros castillos, en la irregularidad de su planta, ya que su construcción fue avanzando a medida que aumentaban las necesidades de la corte y no siguiendo una planificación arquitectónica racional. Con todo, algunas partes del castillo son una verdadera delicia, como la Galería del Rey.  

Castillo de Manzanares el Real (Madrid) 

Castillo Manzanares el Real

Otro castillo de cuento excelentemente conservado y uno de los mejores ejemplos de arquitectura militar de transición entre el Medievo y el Renacimiento. Si su estructura externa nos evoca al castillo clásico, su organización interna, en la que abundan los grandes salones, nos anuncia una nueva época en la que la defensa militar ya no sería la principal preocupación de la nobleza. Sus vistas al embalse de Santillana y a la Sierra de Guadarrama son otro de sus principales atractivos.  

Castillo de Tossa de Mar (Girona) 

Castillo Tossa del Mar

Nos gustan los castillos y si estos están en la orilla del mar ya son el no va más. Tossa del Mar cuenta con un excelente ejemplo de estas fortalezas a pie de mar. En origen, fue diseñada para defenderse de los piratas que asolaban la costa del noreste peninsular, pero muchos siglos después todavía siguió cumpliendo labores militares como en la Guerra de Independencia frente a los franceses. Su excelente conservación, incluyendo sus siete torres de planta circular, y su fascinante emplazamiento lo convierten en una de nuestros castillos más espectaculares.  

Castillo de Trujillo (Cáceres) 

Castillo de Trujillo
Fuente: Flickr/giborn_134 CC BY-ND 2.0

La localidad cacereña es una de las más bonitas de la provincia, aspecto que no pasó desapercibido para los ojeadores de HBO que decidieron situar algunas escenas de Juego de Tronos en él. Uno de sus aspectos interesantes es el origen musulmán: sus muros se empiezan a construir en el siglo IX sobre una antigua alcazaba conservándose dos aljibes. Sus vistas sobre el pueblo y la dehesa extremeña que lo rodea son magníficas.  

Castillo de Butrón (Vizcaya) 

Castillo de Butron

Sin duda, se trata de uno de los castillos más impactantes de la Península Ibérica… pero tiene poco de medieval. De hecho, solo los sillares de la parte baja del torreón derecho son los originales bajomedievales. El resto es una construcción historicista ejecutada por Francisco de Cubas para el Marques de Torrecilla a finales del siglo XIX. 

Si bien el origen de la construcción está plagado de leyendas y derramamientos de sangre producto de intestinas luchas familiares, actualmente no deja de ser un fastuoso telón para nostálgicos. Lo mismo que Juego de Tronos, ¿no? 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.