Símbolo de opulencia, ostentación y poder, los palacios son testigos privilegiados de las historias y leyendas acaecidas entre sus muros. Además, han servido como morada de emperadores, reyes y nobles a lo largo de la historia y, al mismo tiempo, han inspirado a dramaturgos y literatos con el devenir de los siglos. Hoy estas construcciones despiertan la curiosidad y la admiración de los ojos viajeros que las contemplan, embarcándolos en un viaje hacia el pasado más remoto y despertando la nostalgia y el romanticismo de tiempos postreros. Dominando amplias regiones desde lo alto, rodeados de naturaleza exuberante o camuflados en el densidad de la frondosa vegetación. Hacemos un recorrido por cinco de los palacios más bonitos del mundo.

1Palacio de Versalles, Versalles (Francia)

Palacio de Versalles

Fue mandado construir por Luis XIII como pabellón para practicar la caza en la localidad del mismo nombre, a unos cincuenta kilómetros de París. Su sucesor Luis XIV, ante la inexistencia de un palacio que le convenciera, se decantó por Versalles, con el que tuvo un flechazo a primera vista. El Rey Sol lo transformó y adaptó a su exquisito gusto real, ideando un impresionante complejo que actualmente constituye el máximo exponente de la opulencia de la corte francesa y el absolutismo de Luis XIV. Declarado Patrimonio de la Humanidad, dispone de 67 000 metros cuadrados de edificios y está conformado por 483 espejos y 700 habitaciones. Los jardines ocupan una extensión de 800 hectáreas, los cuales constituyen un auténtico paraíso terrenal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.