Los cinco puentes colgantes más altos del mundo

/

Como todo el mundo sabe, los puentes colgantes son obras de ingeniería cuya construcción responde a una finalidad definida, que es la de salvar un accidente geográfico. Claro que la elevadísima altitud que presentan algunos los ha llevado a ser todo un atractivo entre los viajeros que buscan capturar las fotos que más lucen en Instagram, disfrutar de panorámicas maravillosas y de lo más vertiginosas o vivir experiencias de esas que hacen latir el corazón a mil por hora, pues mirar abajo implica que una sucesión de escalofríos recorran nuestro interior, incrementado nuestra adrenalina a niveles estrastosféricos. Nos asomamos a los cinco puentes colgantes más altos del mundo.

Kokonoe Yume, Japón

Se encuentra en el país del sol naciente, concretamente en la localidad de Kokone, y ocupa las primeras posiciones del ranking de puentes colgantes más altos del mundo al tener 173 metros. Desde lo alto, tendrás unas vistas de pájaro a la cascada Shindo, que también es una de las más altas de Japón, y al valle de Kyusui. Por si fuera poco, el piso ubicado en la parte media es de rejilla, permitiéndote disfrutar en su recorrido del abismo que hay bajo los pies.

Puente Kokonoe Yume.
Fuente: Wikipedia.

Charles Kuonen, Suiza

Está en la comuna suiza de Randa, en la ruta de senderismo de Grächen a Zermatt, que discurre entre las vertiginosas montañas alpinas, entre ellas las más grandes del país como el Dom. Ostenta dos honores: ser uno de los más altos del mundo con 85 metros y el más largo con más de 494 metros. Sea como fuere, cruzarlo es una experiencia única, que se ve engrandecida por el suelo enrejado de la pasarela, que permite contemplar la trepidante inmensidad que hay hasta la base.

Charles Kuonen, Suiza.
Fuente: Wikipedia.

Akashi Kaikyo, Japón

Se construyó para salvar el estrecho que hay entre Kobe y la isla de Awaji a raíz del accidente ocurrido en 1955, en el que colisionaron dos trasbordares, conllevando la muerte de más de un centenar de personas. Lo que fue una medida para evitar más tragedias se transformó en uno de los atractivos turísticos más solicitados de la región por las portentosas medidas que presenta. Además de sustentarse sobre los cables más resistentes y pesados del mundo, tiene una altura de 282 metros. Así que pasear por él es sentir que tocas con las manos el cielo nipón y que flotas sobre el mar de Seto y su bahía.

Como atractivo añadido, entre los meses comprendidos entre abril y noviembre es posible visitar sus entrañas. Según nos cuentan en la web de turismo de Japón, los visitantes tendrán la oportunidad de «observar la inmensidad de la construcción desde una especie de tubo de vidrio a más de 60 metros sobre el agua. Pero la experiencia más extraordinaria es, sin duda, subir a la parte más alta de los postes, que está a unos 300 metros de altura».

Puente Akashi Kaikyo, Japón.
Fuente: Wikipedia.

Puente del río Sidu, China

Continuamos en el continente asiático, más concretamente en Yesanguan, en la provincia de Provincia de Hubei. Se construyó para salvar las gigantescas montañas que separan la cuenca de Sichuan de las tierras bajas de la región de Hubei. Y, lo que es mejor, lo hace a una altura de 496 metros. Así que las vistas desde esta pasarela ponen el corazón a mil de los viajeros más intrépidos.

Puente del río Sidu, China.
Fuente: Estructurando.net.

Royal Gorge Bridge, Estados Unidos

Ahora viajamos al estado de Colorado, donde se encuentra este puente, que se ha convertido en uno de los grandes reclamos turísticos de la zona. De hecho, lo visitan más de 200.000 viajeros al año. Entre las razones de dicho éxito se encuentran su ubicación en el corazón de un parque natural y sobre el río Arkansas y su altura, pues se eleva a 321 metros. Para que os hagáis una idea, dicha altura «permite esconder el Empire State Building de pie», tal y como nos explican en su web oficial.

Además, ofrece la posibilidad de disfrutar de diversas actividades como tirolina, escalada o paseo en góndolas aéreas. Sin duda, una obra de ingeniería que constituye un desafío en toda regla a las leyes de la gravedad y una invitación en toda regla para los viajeros ávidos de experiencias fascinantes.

Fuente: Wikipedia.

Sonia Fernández

Historiadora y redactora zamorana. Comencé a escribir por casualidad hace siete años y hoy, quién me lo iba a decir, se ha convertido en una de mis grandes pasiones. Esto me ha enseñado que lo importante no es recorrer el camino, sino disfrutar de lo que la vida te brinda en el trayecto.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.