Los jardines escondidos más bonitos de España

/

Además de las zonas verdes urbanas más famosas y recorridas por los turistas, España cuenta con innumerables entornos en los que descansar, aprovechar un instante de solaz o disfrutar de una buena compañía. Conocidas por la mayoría de sus habitantes, estos lugares no siempre forman parte de los planes de los foráneos.

Así pues hoy te proponemos algunos de los jardines y parques secretos más bonitos de España que, aunque no sean de los más frecuentados por los viajeros, bien vale la pena visitar.

Jardín de Monforte

Jardín de Monforte
Fuente: Wikimedia/Rafesmar CC BY-SA 4.0

Uno de los jardines más hermosos de la ciudad de Valencia es el Jardín de Monforte. Realizado en el siglo XIX, fue el marqués de San Juan quien encargó su diseño, en el que se incluyeron 33 estatuas de mármol y estanques, entre los que destaca aquel que posee forma de nenúfar.

Además, aquí encontraremos los leones de piedra blanca de Colmenar, obra de José Bellver, que fueron realizados por encargo para colocar en la escalinata del Congreso de los Diputados en Madrid, aunque fueron rechazados por no parecer lo suficientemente fieros. El marqués de San Juan los adquirió en 1864 y mandó que presidieran la entrada del hermoso jardín.

Jardines del museo Sorolla

Museo Sorolla (Madrid)
Fuente: Flickr/Son of Groucho (CC BY 2.0)

El museo Sorolla, en Madrid, ya es una visita que vale la pena realizar, y si además sabemos que cuenta con uno de esos jardines tan bellos de los que caracterizan la capital, el paseo bien merece la pena. Estos se encuentran en el propio edificio que se levantó a petición del artista, donde vivió sus últimos años. Su diseño se divide en tres espacios: el inspirado en el Jardín de Troya del Alcázar de Sevilla, el inspirado en el Generalife granadino, y otro más presidido por la «fuente de las confidencias».

Parque El Capricho

Parque El Capricho
Parque El Capricho

Si seguimos en la capital, hay que ver el parque El Capricho, uno de los más bellos que encontramos en Madrid. Situado en la Alameda de Osuna, cuenta con tres estilos en su diseño: inglés, francés y giardino italiano. Aquí se esconde uno de los puntos más emblemáticos si quieres hacer una ruta republicana por la ciudad: el búnker de la Posición Jaca, que albergaba el Cuartel General del Ejército Republicano del Centro.

Parque de Santo Domingo de Bonaval

Parque de Santo Domingo de Bonaval
Fuente: Flickr/Pedro Paulo Palazzo (CC BY-SA 2.0)

Una de las zonas verdes más bellas de Santiago de Compostela, frecuentada por los lugareños, pero no siempre por los de fuera, es el parque de Santo Domingo de Bonaval, desde el que se pueden ver espectaculares vistas de la ciudad. Sus sendas, canales, aljibes y el antiguo diseño de lo que era la finca del monasterio del mismo nombre, con la huerta, el robledal y el cementerio, hacen de este entorno uno de los lugares más emblemáticos de la capital de Galicia.

Jardines de la Tamarita

Jardines de la Tamarita (Barcelona)
Fuente: Wikimedia/Pere López CC BY-SA 3.0

Situados en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi, en Barcelona, los jardines de la Tamarita forman un pequeño parque que nos presta sosiego y paz cuando atravesamos los muros que lo separan del bullicio de la gran ciudad.

Antiguamente, su uso era privado, ya que la finca pertenecía a la familia Craywinckel y, a principios del siglo XX, la compró el industrial del algodón Alfredo Mata. En la actualidad, su acceso está abierto al público. Enredaderas, fuentes, plantas y esculturas lo dotan de un encanto que atrae a todo aquel que lo conoce.

Huerto de Calixto y Melibea

Huerto de Calixto y Melibea
Fuente: Flickr/Santiago López Pastor (CC BY-ND 2.0)

En Salamanca, hay que detenerse en el huerto de Calixto y Melibea. Se cree que en este pequeño jardín, desde el que podemos disfrutar de unas particulares vistas de la ciudad y descubrir el pozo de los deseos, situó Fernando de Rojas alguna de las escenas clave de su obra La Celestina. Una estatua que la representa nos recuerda la magia que se crea en todo rincón que se entremezcla literatura y realidad.

Jardins Artigas

Jardins Artigas
Fuente: Flickr/ jqmj (CC BY-SA 2.0)

En La Pobla de Lillet (Barcelona) se encuentran unos increíbles jardines, creados entre 1905 y 1906, diseñados por Antoni Gaudí. Así surgieron los Jardines de Artigas (Jardins Artigas), no con tanta fama como el parque Güell, pero que resulta uno de los lugares más mágicos de la zona. Estos jardines, integrados en la naturaleza, cayeron en el olvido hasta 1971, y en los años noventa del siglo XX fueron restaurados. Abiertos al público, descubrirlos siempre sorprende, y merecen ser tenidos en cuenta en cualquier recorrido por el entorno.

Redacción

Algún día me gustaría viajar a la luna, mientras tanto disfruto conociendo todos los rincones de nuestro planeta.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.