Se acerca el invierno. Y uno de sus productos estrella es, sin duda, la trufa negra, conocida como el diamante negro. Nuestro país es el principal productor de este manjar, así que vale la pena recorrer algunos de los lugares más emblemáticos donde se encuentra para degustar lo mejor de la alta cocina en torno a ella.

De tal modo, hoy te proponemos conocer algunos de los mejores lugares de España para comer trufas, los cuales pueden convertirse en destinos estupendos para tus escapadas invernales, ya sean para una cena especial, una jornada de excursión o para pasar un relajante fin de semana.

1Museo de las trufas de Metauten (Navarra)

Museo de las Trufas de Metauten
Museo de la Trufa de Metauten

Uno de los mejores lugares para conocer todo sobre el fascinante mundo de las trufas y saborearlas para apreciarlas en su justa medida es el Museo de la Trufa (Carretera de Ganuza, 1, 31241 Metauten, Navarra), ubicado en la comarca de Tierra Estella y rodeado de un entorno espectacular bajo la Sierra de Lokiz.

Denominado Eco-Museo de la Trufa Centro de Interpretación de Metauten, en él es posible descubrir todos los secretos de un manjar tan singular, además de tratarse del único centro de interpretación en España que se encuentra dedicado exclusivamente al diamante negro.

La entrada general es de un par de euros y los menores de 12 años pueden acceder de forma gratuita, así como los residentes con acreditación. Durante el invierno abre de martes a viernes de 10:00 a 14:00 horas, mientras que los sábados y domingos cierra a las 14:30 horas. El único día que está abierto por la tarde es los sábados.

Y para probar el diamante negro, no olvides reservar en La ventana de Lokiz, el espacio gastronómico del Museo de la Trufa que cuenta con un especial menú atrufado.