Los platos tradicionales más típicos de Extremadura

////

La gastronomía de Extremadura está estrechamente ligada al clima, caracterizado por inviernos rigurosos y veranos muy calurosos, y a las características geográficas de su territorio, que carece de acceso al mar y está dominado por campos y zonas de montaña, lo que conlleva la inclusión de productos de proximidad, especialmente carne y hortalizas.

El resultado es una cocina muy natural, sin ornamentos y en la que toman el protagonismo los platos tradicionales elaborados por los pastores y los campesinos antaño y los surgidos en los fogones de los monasterios. Hoy repasamos los platos más típicos de la gastronomía extremeña que tienes que probar si estás de paso por la comunidad.

Migas al pastor

Diez platos típicos españoles que sorprenden a los turistas
Wikimedia Avicentegil

También conocidas como migas ruleras o migas extremeñas, eran muy consumidas por los ganaderos que realizaban la trashumancia antaño, ya que eran muy contundentes y, por lo tanto, les aportaban la energía necesaria para afrontar las largas jornadas. Hoy, aunque siguen muy ligadas al ámbito rural, se degustan como opción para el almuerzo e incluso como tapa.

Tal y como su nombre sugiere, el ingrediente principal son las migas de pan duro previamente humedecidas en agua. Estas se sofríen con ajos, pimentón y aceite de oliva, y se presentan, tal y como nos explican en la web de turismo de Extremadura, «en una cazuela de barro, acompañadas de productos locales como pimientos, torreznos o chorizo».

Gazpacho

Gazpacho
Fuente: Wikimedia/Haydn Blackey CC BY-SA 2.0

No solo es típico de Andalucía o Castilla-La Mancha, sino también de tierras extremeñas, donde tienen su propia versión. Algunas fuentes sostienen que deriva del antiguo cojondongo, que los campesinos degustaban a media mañana en el mismo lugar en el que faenaban, especialmente en la época estival. A diferencia del andaluz incluye, además de ajo y tomate, yema de huevo, pan duro, pimentón de la Vera y otras hortalizas. Sin duda, una versión de lo más refrescante, sabrosa y también nutritiva.

Sopas canas

Sopas Canas
Sopas Canas

Pan, leche y agua son los componentes esenciales de esta rica y sencilla sopa, que es muy recurrente en infinidad de zonas rurales de Extremadura. Para elaborarla, se sofríe el pan duro troceado con ajos y pimentón de la Vera. Cuando están dorados, se añade la misma cantidad de agua y leche y se cocinan durante unos minutos. Precisamente de la adición a partes iguales de agua y leche resulta una elaboración que luce un color blanquecino muy característico, que además le ha valido su particular nombre.

Frite de cordero

Frite de Cordero – Foto de Spain.info

Tal y como hemos comentado, las carnes tienen un gran protagonismo en el recetario extremeño. En este caso, la de cordero es la protagonista de esta caldereta. Según nos cuentan en la web de turismo de la comunidad, se «elabora con trozos de cordero debidamente sazonados. Aunque tiene muchas variantes, una de las más ricas es la que se hace con patatas y trozos pequeños de cordero, los cuales se aliñan con pimentón de la Vera, ajo, laurel, cebolla y vino».

Bacalao en salazón

Bacalao
Bacalao

Seguro que más de un lector se pregunta cómo es posible que el bacalao sea uno de los productos más arraigados en la cocina de una tierra que no tiene acceso al mar. Efectivamente, lo es. Y se lo deben a la influencia de los portugueses. Claro que lo hacen en salazón, que es el único procedimiento que garantiza su conservación y el acceso al mismo en el momento deseado. Lo cocinan de muchas formas, siendo especialmente popular la receta con patatas a la importancia o dorado, con aceitunas negras, huevo y patatas faja.

Chanfaina

Chanfaina

Esta elaboración no es precisamente la más recomendable para los paladares más aprensivos, a pesar de que es todo un festín para los amantes de la casquería por su particular gusto y juego de texturas. La razón estriba en que incluye vísceras de cordero, que se aliñan con ajo, aceite, cebolla, laurel, guindilla, una pizca de puré de tomate natural y vino blanco. Tanta es su popularidad que en la localidad de Fuentes de Cantos celebran el Día de la Chanfaina, que suele ser el último fin de semana de abril. El menú ya sabéis cuál es.

Sonia Fernández

Historiadora y redactora zamorana. Comencé a escribir por casualidad hace siete años y hoy, quién me lo iba a decir, se ha convertido en una de mis grandes pasiones. Esto me ha enseñado que lo importante no es recorrer el camino, sino disfrutar de lo que la vida te brinda en el trayecto.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.