Portugal está lleno de sitios maravillosos y sus pintorescos pueblos son algunos de ellos. Si no conoces las regiones más hacia el norte del país, como las Beiras, el Douro, el Minho y Trás-os-Montes, te estás perdiendo algunos de los lugares más mágicos donde disfrutar de experiencias inolvidables.

Así que aprovechamos la apertura de fronteras y la llegada del buen tiempo para recomendarte algunos de los pueblos más bonitos del norte de Portugal, en los que descubrir de otra forma nuestro país vecino y planear más de una escapada.

2Lindoso

Lindoso
Fuente: Flickr/leopoldo de castro CC BY 2.0

Lindoso es un pequeño pueblo en el norte de Portugal, de unos pocos cientos de habitantes, en el entorno del Parque Nacional da Peneda Gerés. Localizado a 20 minutos en coche de la localidad gallega de Entrimo (Ourense), destaca por sus tradicionales casas de piedra y un ambiente idílico y tranquilo. Pero si por algo es popular Lindoso es por el conjunto de 64 espigueiros que alberga.

Típicos de la arquitectura tradicional de la región, los espigueiros recuerdan a los hórreos gallegos, y se suceden por una ladera, junto un bello castillo medieval. La estampa que conforman contribuye a que esta se una visita que no puedes perderte.