Sin duda, el olfato es el sentido más evocador y abstracto. Sucede a menudo que un olor nos puede despertar emociones escondidas durante años, algo que no está al alcance del sentido de la vista o del oído. Por ejemplo, vas en un vagón de metro y, de repente, llega a tu nariz un perfume olvidado, aquel que usaba tu primera pareja. Y cuando creías que todo estaba muerto y enterrado estalla en ti un géiser de emociones incontrolables.

Pero hoy no hemos venido a hablar de perfumes agradables y fracasos sentimentales, se trata de rendir homenaje a esos alimentos más o menos deliciosos que huelen fatal, como si llevaran impresos el sello de Denominación de Origen: infierno. Y es que algunos de ellos parecen que han sido cocinados en el mismísimo averno, tal es el repugnante olor que desprenden.

2Queso Cabrales

Fuente: Wikipedia

Líbreme Dios de atacar a esta pieza fundamental de la gastronomía asturiana. El queso Cabrales es uno de los alimentos más internacionales de Asturias, un queso único que se exporta allende los mares y que es la base de otros platos típicos del Principado como los escalopines al Cabrales. Pero que queréis que os diga: el queso Cabrales huele que apesta. No hay más. Pero aprovechamos para recomendar su consumo haciendo un esfuerzo por sortear su hedor, así como visitar el bello concejo asturiano que le da nombre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.