El ferrocarril es sin duda un buen medio de locomoción. Lo podemos sufrir si lo utilizamos a diario para ir y venir del trabajo en horas punta. O disfrutar si lo elegimos para transportarnos cuando emprendemos un viaje. Sin embargo, no todos los trenes son iguales. Algunos pueden no estar en óptimas condiciones, otros tienen recorridos que parecen desafiar a la ley gravedad y están los que atraviesan zonas donde la naturaleza no parece del todo amigable con el hombre.

Hoy te proponemos una arbitraria selección de recorridos en tren hacia lugares más o menos maravillosos que solo son aptos para las personas viajeras más valientes. 

2Tren a las Nubes (Salta, Argentina)

Presidencia de la Nación

¿Quién no querría tocar el cielo con las manos? ¿Que no es posible? Si viajas al norte argentino y te montas en el turístico Tren a las Nubes, te aseguro que lo conseguirás. El recorrido comienza en la estación de San Antonio de los Cobres y -en aproximadamente una hora- llega hasta el Viaducto de la Polvorilla, en plena Puna y a 4.200 metros sobre el nivel del mar. Además de deslizarte sobre la obra más imponente de la ingeniería del siglo pasado de ese país sudamericano, no podrás creer lo que verán tus ojos. Así que mejor mantenlos bien abiertos, deja los miedos a la altura de lado, provéete de un poco de coca para mascar por si te agobias ¡y a las nubes! Igualmente ve tranquilo, que los operadores de este servicio turístico tienen previstas todas las contingencias.


Compartir
Si hace unos años alguien me hubiese dicho que acabaría cuidando niños en guarderías y escribiendo sobre lo humano y lo divino, me habría reído en su cara. Por aquel entonces trabajaba en televisión y fue lo único que supe hacer durante más de una década. Ahora me dedico a contar historias, viajar, leer, ver cine y series y, sobre todo, vivir. Si queréis, encontrarme, nos buscamos por los caminos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.