Las villas marineras de Asturias son uno de sus tesoros. Y es que estos pequeños núcleos de población en la costa del Cantábrico esconden rincones tan encantadores como hermosos, con elevado interés histórico y etnográfico. Esos pueblos de pasado ballenero en escarpadas laderas mirando hacia el mar y rodeados de playas te esperan en la tierra asturiana.

Entre todos ellos, te recomendamos Luarca, un pueblo pesquero que te conquistará, ubicado en la desembocadura del río Negro, conocido como la «Villa Blanca de la Costa Verde». Cuando lo descubras entenderás por qué.

Barrios de Luarca

Luarca
Fuente: Wikipedia/ Alfa.Alfa CC BY-SA 4.0

La hermosa villa de Luarca, que se extiende por las laderas formando un anfiteatro en torno a su puerto, se distribuye en tres zonas: la indiana, la burguesa y la marinera.

El sector indiano incluye el barrio de Villar, en la zona más alta del pueblo. Este sorprende por las casonas que construyeron los emigrantes retornados de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Entre los edificios que puedes admirar se encuentran Villa Rosario, Villa Barrera, Villa Excelsior, Villa La Argentina, Villa Cristina, Villa Tarsila y Villa Carmen.

El ayuntamiento y el casino se encuentran en la zona burguesa del pueblo, construida en gran parte en el siglo XIX. Cerca del ayuntamiento, en el centro de Luarca, se encuentra el Palacio de la Gamoneda, del siglo XVIII, que alberga la exposición permanente dedicada al Premio Nobel de Medicina Severo Ochoa, también conocida como Museo Severo Ochoa. Otros edificios históricos de interés son el Círculo Liceo y el Palacio del Marqués de Ferrara.

Puerto de Luarca

Luarca
Fuente: Flickr/Jim Anzalone CC BY-SA 2.0

En la zona marinera, alrededor del puerto, encontrarás los barrios de pescadores de la villa, que se distribuyen en torno al puerto: el Cambaral, la Carril y la Pescadería.

Pon rumbo luego hacia el faro de la villa y no dejes de detenerte en la Mesa de Mareantes, donde los marineros se reunían para debatir sobre la conveniencia o no de hacerse a la mar.

Atalaya y cementerio

Faro de Luarca
Fuente: Wikimedia/ Ángel M. Felicísimo CC BY-SA 2.0

Después de recorrer los barrios de pescadores, dirígete hacia la atalaya y el cementerio de Luarca, uno de los lugares más emblemáticos de la villa. Esta atalaya junto al mar es un antiguo baluarte defensivo, en cuyo entorno se erige el cementerio, uno de los más bonitos de España, en el que reposan los restos de Severo Ochoa.

En este altozano se encendían antaño las hogueras para orientar a los navegantes en su regreso a la costa, antes de que se construyera el faro de la punta de Focicón, en el siglo XIX, que se encuentra incluido dentro del conjunto que forman los restos de la muralla, la capilla y el cementerio.

Entorno de Luarca

Playa de Luarca
Fuente: Flickr/manuel m. v. CC BY 2.0

En el entorno de Luarca no te pierdas sus playas, entre las que destaca la playa de Salinas con sus características casetas de colores. Además, cerca del centro de la villa se encuentra el que está considerado como el jardín botánico privado más grande de España: los Jardines de la Fonte Baixa, también denominados Jardines del Chano o Jardines de Panrico. Ocupan 20 hectáreas de extensión y se ofrecen visitas guiadas. Además de disfrutar con la variedad de plantas, flores y especies arbóreas que en él se encuentran, puedes asomarte a sus miradores, desde donde contemplar bellas vistas del entorno.

A poco más de un kilómetro, se localiza el Museo Rural Etnográfico de Luarca. Este centro, que ocupa una finca de 15 000 kilómetros cuadrados, exhibe numerosos útiles agrícolas y ganaderos, así como aperos de labranza.

A unos dos kilómetros se encuentra el Parque de la Vida, en una parcela de 32 000 metros cuadrados. Se trata de un espacio divulgativo en el que conocer mejor la Tierra, los océanos y el espacio, a través de distintos recorridos por sus diversas áreas: La senda de la vida, sobre la historia de la vida en el planeta; Fauna y botánica, donde se observan diversas especies; Espacio exterior y universo, en la que se aborda la investigación espacial; Consumo sostenible, sobre hábitos y acciones para consumir de forma más responsable, y Estudio del clima, con un recorrido de 200 metros, en el que se encuentran un par de estaciones meteorológicas, una central digital y una central analógica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.